Las instituciones culturales, sin margen para asumir más recortes

stop

La RAG salva parte de su presupuesto pero sigue buscando vías alternativas para financiarse

Manolo Rivas saluda a Xosé Luís Méndez Ferrín

09 de enero de 2013 (21:27 CET)

Hace un año, la red de cineclubes de Galicia estuvo cerca de parar su actividad a causa de una partida de la Xunta --en torno a los 24.000 euros-- que no se concretó hasta los últimos segundos del partido, cuando la Feciga --Federación Galega de Cineclubes-- ya pensaba en echar el cierre. La escena se repitió este año con la Real Academia Galega (RAG).

En la reunión mantenida este miércoles, a la que asistió el presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, y el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez, se concretó una aportación de 520.000 euros a la institución presidida por Xosé Luis Méndez Ferrín. De esta manera, la RAG podrá completar un presupuesto para 2013 de 861.000 euros, tras un recorte del 50% en la aportación que recibía del Estado --de 682.000 a 341.000 euros--.

Ferrín agradeció la aportación, la misma que recibieron el año pasado, pero insistió en que es "insuficiente". Según su presidente, la Academia Galega tendrá que buscar otras vías de financiación o asumir la paralización de parte de sus proyectos, en una situación análoga a la de la mayoría de instituciones culturales gallegas.

Cidade da Cultura


Incluso el Gaiás tendrá que maniobrar este 2013 con un 13,2% menos en su presupuesto. El proyecto de Lei de Orzamentos para el próximo año asigna a la Fundación Cidade da Cultura 10,4 millones --6. 322.00 euros en subvenciones de capital y 4.095.000 euros en ayudas a la explotación--, frente a los 12 millones que recibió el pasado año.

A pesar de ello, el complejo inacabado de Peter Eisenman seguirá absorbiendo gran parte de los fondos de Cultura, que perdió un 4,3% de su presupuesto en relación al año pasado y dispone de una asignación de 61,3 millones para partidas culturales. 10,4 del total irán a parar al monte Gaiás, que en épocas de bonanza llegó a recibir hasta 60 millones.

Presupuestos de mínimos

Otras dos instituciones han aprobado recientemente sus presupuestos para el próximo año. El Consello da Cultura contará con 2,5 millones de euros en 2013, un 5% menos que hace un año. Buena parte de esta partida se destinará a las actividades relacionadas con el Día das Letras Galega y al congreso sobre Rosalía de Castro, que organizará la entidad en el primer semestre del año.

También aprobó presupuestos el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (MARCO). El Ayuntamiento de Vigo aportará al centro 605.000 euros para 2013, el Ministerio de Cultura 50.000 y, en cuanto a ingresos propios, el museo estima que recaudará 93.666 euros. El otro miembro del patronato, la Xunta de Galicia, no ha asignado todavía ninguna partida para el próximo ejercicio, en 2012 destinó 140.000 euros. El presupuesto total se acerca a los 750.000 euros, casi un 65% menos que hace una década. En el año 2003, el MARCO planificó su programación con unos fondos próximos a los 200.000 euros. El año pasado recibió 1.052.950 euros.

Vías alternativas


No hay exclusividad en los recortes. La reducción en las partidas a las instituciones culturales es general y afecta a casi todos los organismos, desde Agadic hasta el Museo do Pobo Galego, pasando por las partidas generales a equipamientos culturales (-4 millones) o a patrimonio (-2 millones). El ajuste, repetido año tras año, obliga a las instituciones a reducir programa o a buscar vías para aumentar sus ingresos y reducir gastos.

Preguntado al respecto, Méndez Ferrín bromeó con que quizá la Academia Galega podría “emitir bonos”. Lo cierto es que las aportaciones “puntuales” ajenas a la administración, según reconoció, han permitido a la RAG mantener su actividad con más desahogo, como en el caso de la Fundación Barrié, Repsol o Gadis.

En la búsqueda de otras vías para aumentar sus ingresos, Ferrín instó a la ciudadanía a sumar esfuerzos en favor de la institución."Tal vez se pueda crear una Asociación de Amigos de la RAG, pero eso no podemos hacerlo nosotros, tiene que ser la sociedad civil la que dé el paso", apuntó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad