Las inmobiliarias gallegas buscan la alianza con el 'banco malo'

stop

Ofrecen su colaboración para crear un nuevo modelo de negocio y evitar malas prácticas

Viviendas en construccion

22 de agosto de 2012 (19:47 CET)

El sector inmobiliario gallego ha pasado de temer la competencia del 'banco malo' a ofrecerle su colaboración. Consideran que la creación del órgano que gestionará los activos tóxicos del ladrillo de las entidades financieras --cuya aprobación está prevista para el Consejo de Ministros de este viernes-- es una buena oportunidad para “generar un modelo que garantice la vivienda digna a todo el mundo, aunque no sea en régimen de propiedad”, matizan en la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

Por ello, piden al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) que los incluyan en la comercialización de los activos. “Nuestra profesión es intermediar propiedades y nadie mejor que nosotros para darles salida a estos inmuebles de manera ordenada, sin generar malas prácticas ni minusvalía en el sector”, confirma Benito Iglesias, presidente de Fegein.

Entre esas malas prácticas, Iglesias ha destacado la financiación del "cien por cien más gastos" de las propiedades de procedencia bancaria y la venta de las posesiones embargadas con descuentos "agresivos", algo que, según denuncia, ha provocado una "tremenda devaluación" del precio de la vivienda en la comunidad.

El nuevo modelo

Los puntos claves de la nueva articulación, según los inmobiliarios gallegos, pasan por potenciar la vivienda protegida y el alquiler. “Tenemos que acoplarnos a nuestras necesidades reales actuales y a las nuevas tendencias del mercado --dice Iglesias--. Lo importante es garantizar el acceso a una vivienda digna que no tiene que ser necesariamente en régimen de propiedad”, concluye.

En cuanto al acceso a créditos para la compra de inmuebles también prevén cambios porque “la necesidad de garantías y avales será mayor”. Según Iglesias, regresaremos “a un sistema crediticio similar al de los años 90, que era un sistema sólido y ordenado. Lo que está claro es que los créditos no volverán a ser como en los últimos diez años”.

Equipo de gestión

La Federación de empresas inmobiliarias ha mostrado su conformidad con que las entidades nacionalizadas no puedan gestionar la propia venta de los activos. "Los que han causado el problema no son los que ahora deben buscar la solución", ha dicho Iglesias, que ya piensa en cómo debe funcionar la entidad gestora.

Para ella propone un grupo interdisciplinar de trabajo formado por profesionales inmobiliarios, economistas y licenciados en derecho urbanístico. Su tarea principal debe ser, a juicio de las inmobiliarias gallegas, aportar estabilidad al precio de la vivienda a través de una afluencia ordenada y progresiva de los inmuebles al mercado, durante los diez años que se establecerá para la venta de los activos dañados.

“Tenemos claro que la banca está en fuera de juego. Se ha acabado su tiempo máximo para hacer caja. Confiamos en que el nuevo órgano gestor posibilite la emergencia de un nuevo modelo para el sector”, concluye Iglesias.

Posible retraso

La creación de 'banco malo' por parte del Gobierno español es una de las condiciones pactadas a cambio del rescate de hasta 100.000 millones de euros que aprobó el Eurogrupo el pasado 20 de julio para recapitalizar a las entidades españolas que lo requieran, sobre todo por su excesiva exposición a activos inmobiliarios en riesgo de impago.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, apuntó al Consejo de Ministros del próximo viernes como fecha para la aprobación de la entidad que aglutinará los activos tóxicos del ladrillo, así como para la nueva regulación de las participaciones preferentes.

Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha advertido que la fecha podría retrasarse una semana. Sáenz de Santamaría confirmó que el Consejo de Ministros dará 'luz verde' a ambas iniciativas el mismo día, si bien abrió la puerta a que la aprobación se realice el 31 de agosto en lugar del 24.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad