Las horas más bajas de Florentino Pérez

stop

CONSTRUCCIÓN

Florentino Pérez

27 de enero de 2013 (20:44 CET)

Florentino Pérez no está en su mejor momento. Tanto ACS como el Real Madrid están en horas bajas. La crisis ha pasado factura a la constructora y las deudas que arrastra han abierto una brecha en la compañía. Está obligada a adelgazar para poder afrontar los vencimientos con la banca.

Las vacas gordas de hace unos años ya se acabaron. Comprar empresas con créditos sustanciosos (Iberdrola y Hochtief) ha elevado la deuda de la compañía a cotas altísimas, más de 9.000 millones en 2011, cuatro veces el Ebitda. El objetivo es reducir esta cifra hasta los 6.000 millones de euros este año. Para ello, venderá activos no estratégicos. De momento, ya ha traspasado su autocartera (6,4%), por la que percibió 360 millones.

Iberdrola

La complicada situación financiera de la empresa ha empeorado también por los bancos. Las entidades no han dado su brazo a torcer. A la hora de renegociar deuda han impuesto severas condiciones. Este ahogo financiero ha hecho que ACS tenga que deshacerse de buena parte de su preciada participación en Iberdrola, con las consecuentes minusvalías.

El interés por hacerse con el poder en el grupo eléctrico se convirtió en una obsesión para Florentino. Entró en una maraña judicial que no sirvió de mucho para ACS. Finalmente, la constructora ha pasado de tener el 20% a poseer solo el 6,6% del capital.

Disgusto

La aventura de Iberdrola ha llegado a desestabilizar a los accionistas de ACS. Las minusvalías sufridas por la inversión y la fuerte caída del valor de las acciones de la constructora, han hecho perder mucho dinero a los socios de Florentino. Los clásicos, como los March o los Albertos, han visto disminuida sus inversiones en un porcentaje muy alto. Esto trajo los primeros rifirrafes entre los accionistas y el presidente. El mensaje fue claro: había que reducir la deuda, sí o sí.

Pero también se han visto afectados los otros accionistas. Es el caso por ejemplo de Miguel Fluxá (Iberostar), que entró en el capital de la constructora cuando estaba en su mejor momento en bolsa. La pérdida de valor ha hecho que el grupo turístico tenga también problemas financieros.

Hochtief

La otra gran operación de ACS, la adquisición de Hochtief, también ha tenido sus luces y sus sombras. Al hacerse con la mayoría del capital, Florentino puede contabilizar los ingresos de la alemana en las cuentas y mandar en la gestión. Ahora, ha colocado a Marcelino Fernández Verdes como CEO de la compañía.

Los rumores de que ACS podría llevarse por delante a la alemana pusieron de los nervios a los accionistas germanos. No querían ver como una de sus principales empresas se autodestruía por una gestión algo desafortunada. De momento, Florentino ha cogido el timón de Hochtief y no quiere soltarlo. Sabe que es su tabla de salvación. La diversificación del negocio, así como su presencia internacional en mercados que no han sufrido tanto la crisis, han mantenido por el momento las cuentas de la alemana. Los analistas creen que Hochtief ayudará a generar caja para reducir la deuda de ACS.

Real Madrid


Pérez también preside el Real Madrid. Económicamente, el club blanco no va mal. Cada año mejora sus ingresos, pero también tiene una deuda alta a base de grandes fichajes millonarios. Sin embargo, institucionalmente, la imagen del club y la del presidente se han deteriorado mucho en los últimos tiempos. Necesita ganar algún gran título y solo le queda la oportunidad de la Champions League.

El Real Madrid se ha convertido en un motín. El entrenador del club, el portugués José Mourinho, ha abierto la caja de pandora. Algunos jugadores y parte del público están cansados del míster. Se ha abierto una brecha y Florentino no sabe qué hacer. Intenta apagar los fuegos como puede, pero tiene muchos frentes abiertos. La temporada se puede hacer muy larga si no obtiene mejores resultados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad