Las fundaciones de Amancio y Sandra Ortega, Jove y Adolfo Domínguez, suspenden en transparencia

stop

Las proyectos sociales de las grandes fortunas de Galicia tienen problemas para trasladar una correcta información de sus actividades, según el estudio 'Construir Confianza 2013'

Firma de un convenio de colaboración entre la Fundación Amancio Ortega y la Xunta | EFE

21 de marzo de 2014 (21:44 CET)

Las fundaciones familiares de las grandes fortunas de Galicia no son todo lo transparentes que debieran en sus comunicaciones. Por lo menos, este es el panorama que dibuja el informe Construir Confianza 2013, de la Fundación Compromiso y Transparencia, que por quinto año consecutivo hace un análisis de 25 de estas entidades en toda España.

El informe avisa de que las condiciones de acceso a la información de todas las fundaciones familiares de España han mejorado aunque de las 25 entidades analizadas, 16 no transmiten adecuadamente todas sus actividades a la sociedad (son calificadas de opacas), siete lo hacen a medias (translúcidas) y tan sólo dos son totalmente transparentes. La Fundación Compromiso y Transparencia advierte, no obstante, de que los requisitos que han marcado este año son más ambiciosos, lo que ha hecho que los vehículos de muchas fortunas españolas para invertir en acciones sociales no alcanzasen puntuaciones más altas.

De Amancio Ortega a Eduardo Barreiros

El documento presentado esta semana analiza hasta cinco fundaciones de fortunas asentadas en Galicia. De estas, tan sólo la Barrié de la Maza, presidida por José María Arias Mosquera tras el fallecimiento de la Carmelas Arias, recibe la calificación de “translúcida”. Las fundaciones Amancio Ortega, María José Jove, Adolfo Domínguez y Paidea reciben el tratamiento de “opacas”. La misma definición que el informe le otorga a la Fundación Eduardo Barreiros que, si bien tiene sede en Madrid, está dedicada a la figura del empresario ourensano que fundó en los años cuarenta Barreiros Diesel, compañía especializada en la fabricación de motores.

La Fundación Compromiso y Transparencia toma como referencia las webs de las fundaciones tanto empresariales como familiares españolas para verificar la voluntariedad de estos organismos por hacer accesible la información sobre sus actividades. Para saber si una fundación es más o menos transparente, el informe atiende a diferentes parámetros, como son la accesibilidad (contacto), la explicación de los programas y actividades que realiza, la misión de la entidad, y la adecuada información sobre la composición de su patronato, los directivos, el gobierno, las cuentas de la sociedad y la evaluación de resultados.

Identificar a los directivos

Como ejemplo, el 88% de las fundaciones familiares publica todos los datos de contacto de la sociedad. En otro apartado, el informe también destaca que fundaciones como la Barrié de la Maza o la María José Jove (presida por Felipa Jove y constituida tras la muerte de su hermana, que desarrolla actividades en al ámbito de la infancia) “aún haciendo mención específica de su misión, no llegan a concretar los propósitos, beneficiarios o cómo pretenden dar respuesta a esas necesidades, problemas o oportunidades”.

Uno de los puntos débiles de la información de las fundaciones familiares tiene que ver con la identidad de sus directivos. “En estas, al igual que en las empresas de carácter familiar, los familiares suelen ser miembros del patronato, y no resulta extraño que omitan el perfil profesional de sus patronos. No obstante, se observa un creciente interés en informar al respecto”, indica el documento, que explica que durante 2013, por ejemplo, la Fundación Amancio Ortega (que promueve actividades en los ámbitos de la educación, la ciencia y la investigación) completó la descripción de su patronato, con el perfil profesional de los miembros que lo integran.

Paidea y Adolfo Domínguez, los que menos puntúan

Según el análisis de Construir Confianza 2013 todas las fundaciones familiares de fortunas deGalicia, a excepción de la Barrié, fallan en la transparencia relativa a su información económica (estado financiero, memoria de cuentas y carta de auditores). En la comunidad, las dos que reciben menor puntuación sobre su transparencia (tres puntos sobre doce) son la Fundación Adolfo Domínguez, creada en 2010 para reflejar el compromiso de la marca con “la cultura, el arte y el medio ambiente” con sede en Madrid, y la Fundación Paideia, creada por la fallecida Rosalía Mera en 1986 y ahora bajo la batuta de su hija Sandra. Entre otras actividades, promueve la inserción laboral de personas en colectivos en desventaja así como un vivero de iniciativas empresariales en A Coruña.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad