Las 'farmacias SL' creen que la Xunta las penalizó a raíz del caso 'Dorribo'

stop

El principal imputado en la 'Operación Campeón' prestaba dinero, supuestamente, a los responsables de varias oficinas farmacéuticas a través de sociedades interpuestas con el objeto de un comercio paralelo. Sanidade actuó contra las sociedades limitadas en 2011, aunque algunas llevaban más de 13 años en esta situación

Cartel de la farmacia Almorin

13 de mayo de 2012 (20:22 CET)

El agosto pasado la Xunta remitió un fax a las siete farmacias gallegas que habían adoptado la personalidad jurídica de una sociedad limitada. La Administración les informaba de que, legalmente, la titularidad de las farmacias sólo puede recaer en una persona física. A partir de ese momento, pasó a ingresar los pagos por medicamentos a la cuenta de los farmacéuticos titulares en vez de a la sociedad limitada. Los empresarios penalizados sostienen que la consellería de Sanidade tomó esta determinación “de un día para otro” debido a las supuestas ilegalidades cometidas en varias farmacias que se destaparon en la investigación del caso Campeón. Algo que, dejan claro, les “irrita”.

El empresario lucense Jorge Dorribo, principal imputado en la Operación Campeón, prestaba, supuestamente, dinero a los responsables de varias oficinas de farmacia a través de sociedades interpuestas con el objeto de establecer un comercio paralelo, e ilegal, de medicamentos.

Dorribo compraba excedente farmacéutico

Según se investiga, Dorribo marcaría a las personas que gestionaban los despachos de farmacia cuántos medicamentos y a qué proveedor debían comprar. Los pedidos que hacían estas oficinas excedían en mucho las necesidades de las mismas. El destino de este sobrante era el extranjero.

La trama se destapó cuando Vigilancia Aduanera detectó que una farmacia de Salvaterra facturaba productos a varias compañías distribuidoras de la trama de Dorribo, algo en contra de la ley de Ordenación Farmacéutica de 1999.

“Me dolería que algún compañero lo pensase”


Según muchas voces dentro del sector farmacéutico, la Xunta pudo haberse decidido a meter mano en el asunto de las 'farmacias SL' de Galicia para evitar que, hipotéticamente, estas pudieran de algún modo incurrir en ilegalidades semejantes amparándose en las mayores facilidades que podría darles su personalidad jurídica.

“Nosotros no tenemos nada que ver con eso, ni con sociedades profesionales ni con nada por el estilo. Me dolería que algún compañero pudiese pensar que podríamos llegar a hacer algo parecido”, declaró a Economía Digital, Emilio Almorín, considerado el 'cabecilla' de las siete farmacias SL gallegas que fueron penalizadas por la Xunta.

Trece años sin actuar

La teoría de que la Administración se 'habría acordado' de la ilegalidad en la que incurrían estas farmacias a partir del caso Dorribo se sostiene al tener en cuenta que las oficinas infractoras llevaban más de diez años operando como sociedad limitada, aún siendo eso condenado legalmente.

Sea por el motivo que fuere la Xunta ha decidido que “no volverá” a ingresar los pagos de medicamentos a nombre de una sociedad limitada, siendo el farmacéutico la persona física sobre la que recaer la titularidad de licencia de farmacia. Por lo menos, hasta que la justicia no diga lo contrario.

De momento, en el resto de comunidades de España tampoco se permite que una oficina de farmacia tenga personalidad jurídica de sociedad limitada. La permisión que se hizo en Galicia es única.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad