Clemente González Soler, empresario gallego y presidente de Grupo Alibérico, en las quinielas como posible interesado en Alcoa San Cibrao. EFE (Víctor Lerena)

Las empresas del gallego González Soler retan a la crisis del aluminio

Dos de las grandes factorías de Alibérico, Alucoat y Alucoil, cierran 2019 con beneficios millonarios a pesar de la crisis del sector del aluminio

Al empresario compostelano Clemente González Soler hay quien lo llama "el rey del aluminio". Su principal negocio es Alibérico, un grupo de empresas de transformados del citado material que exporta a más de 80 países y que tiene "presencia industria y productiva en cuatro continentes". Su nombre ha sonado en las últimas semanas como posible interesado en la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao, afectada por un ERE que, de materializarse, podría dejar a 534 personas en la calle. El hecho que la compañía con sede en Madrid hubiese intentando hacerse con la factoría en 2016 fue lo que motivó que las miradas, de nuevo, volviesen a posarse sobre ella. Además, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró en una comparecencia pública que a González Soler "le tira su tierra". 

No obstante, nada se sabe sobre si el interés es real y si, en cualquier caso, podría llegar a materializarse. Alcoa asegura ahora que está abierta a valorar una venta y el Ministerio de Industria ha indicado a los sindicatos que existe un inversor de reconocida solvencia interesado en la factoría. Sea como fuere, y al margen de la operación de Alcoa, la realidad es que González Soler se ha convertido en uno de los empresarios de origen gallego más prósperos a tenor de los resultados de sus negocios.

Empresas con resultados millonarios

Asentado sobre el holding FGA Main Corporation, Alibérico aún no ha presentado ante el Registro Mercantil las cuentas correspondientes a 2019. Sin embargo, algunas de sus principales sociedades del negocio del aluminio ya han cumplido con este trámite y los resultados evidencian que el empresario parece sobrellevar mejor que la gran parte del sector, la crisis que rodea al mundo del aluminio. Tanto Alucoat como Alucoil, dos sociedades con factorias en Burgos y en Jaén, han cerrado el 2019 con resultados millonarios y, según explican en su cuenta de resultados, con la mirada puesta en la exportación.

Alucoat se define a sí misma como el líder europeo en el lacado de aluminio. Trabaja para distintos sectores como el de la alimentación, la farmacia, la climatización o la construcción. Con sede en Linares (Jaén) cerró el pasado año con una cifra de negocio en línea con el ejercicio precedente, 37 millones de euros. El beneficio neto obtenido rozó los dos millones de euros, mientra que el resultado de explotación fue de 2,5 millones. La compañía cerró el año con un cash flow de 3,8 millones. 

Explica en su memoria que Alucoat "ha mantenido su defensa del margen bruto de negocio frente a la actual presión de los precios de las materias primas, trabajando en la mejora continua de los procesos productos, que se traducen en una mayor eficiencia industrial". "El esfuerzo realizado por la compañía para mantener su volumen de negocios ha permtido cerrar un ejercicio en el que la tasa de exportación ha llegado al 51% del total facturado en 33 países", explica la empresa, que también destaca que el 70% de la facturación nacional tiene como destinatario final a consumidores extranjeros.  Comenta además la firma que, debido al impacto del Covid-19, en esta etapa "ha intensificado su producción a los sectores de farmacia y alimentación". Curiosamente, esta empresa, del mismo modo que la factorías de Alcoa, tiene su origen en Inespal, la sociedad pública Industria Española del Aluminio.

Líderes mundiales

En Miranda del Ebro se encuentra otra de las joyas de la corona de Alibérico, Alucoil, especializa en este caso en fabricación de materiales para edificación, transporte e industria. La cifra de negocios de esta sociedad ascendió a 60,2 millones de euros, frente a los 55,9 de un año antes. El resultado de explotación superó los 6,1 millones de euros, siendo los beneficios de 5,9 millones de euros, ligeramente inferiores a los obtenidos el ejercicio precedente (6,4 millones). El cash flow se elevó hasta los 8,3 millones.

"Durante 2019, Alucoil ha mantenido su posición como uno de los mayores productores del mundo en paneles de composite, gracias a su estrategia de internacionalización a través de su histórica vocación exportadora, así como a través del desarrollo y crecimiento de sus fábricas en EEUU y Marruecos", indica la filial de Alibérico. "El siguiente objetivo, ambicioso pero alcanzable, es conseguir el liderazgo mundial, convirtiéndonos en primera empresa global de fabricación de composites metálicos", apunta.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad