Las dos caras de Corcoesto

stop

La mina de oro de Edgewater ha hecho que en la comarca de Bergantiños convivan detractores y seguidores del polémico proyecto

Plano de la mina de Corcoesto

19 de febrero de 2013 (23:47 CET)

La mina de oro de Corcoesto, un macroproyecto que la Xunta ha convertido casi en estratégico debido al volumen de contratación que aseguran que generará --Feijóo lo cifró en 1.400 empleos-- cuenta con detractores y seguidores en los ayuntamientos que quedarán afectados por la explotación. Lo que no queda claro es si están divididos en partes iguales.

Cabana de Bergantiños, Coristanco, Ponteceso y Corme y Laxe son los municipios que, a priori, más pueden verse afectados, de uno u otro modo, por la mina a cielo abierto que planea la empresa canadiense Edgewater. Desde que el año pasado, el Gobierno gallego dio luz verde al proyecto, las plataformas contrarias a la mina han ido surgiendo como setas. Plataforma pola defensa de Corcoesto, Salvemos Cabana, Contramínate y Santa Comba viva han quedado a un lado del ring.

Los 'intereses' de los favorables a la mina

El otro lado, el de los favorables a la mina, es más pequeño, por lo menos en cuanto a número de asociaciones. Hace un mes se creó la plataforma Corcoesto sí, mina sí, que cuenta con el beneplácito de la Asociación Galega de Empresas Excavadoras. Los contrarios al proyecto minero aseguran que este nuevo grupo está creado por personas ligadas a la mina, o bien futuros trabajadores y no es más que un altavoz de Edgewater para defender sus intereses.

Desde Corcoesto sí lo niegan. “Eso que dicen es mentira. Aquí habrá gente que tenga relación con la mina pero también muchas otras que no tienen nada que ver y que estamos aquí porque entendemos que se está desprestigiando por completo el sector minero con las denuncias que cada día realizan sin tener un conocimiento exacto del tema”, explica Daniel Felipe Riveiro, ingeniero de minas que, asegura, no tiene ninguna relación empresarial con Edgewater.

Manifestaciones

Pero, ¿cuál de los dos bandos cuenta con más aceptación social dentro de los municipios de la comarca? Las cifras y el ruido, por el momento, se ponen de lado de los detractores de la explotación de oro, pero las tornas pueden cambiar.

La semana pasada, las plataformas que rechazan el proyecto minero llevaron a cabo una manifestación en Coristanco. A pesar de la lluvia, cientos de personas se congregaron para protestar contra un proyecto que, aseguran, les reportará muchas más desgracias que beneficios.

La revancha

El próximo sábado 23, Coristanco volverá a acoger una manifestación con la mina como centro de atención, pero en este caso será para pedir la rápida puesta en marcha del proyecto. Los favorables a Edgewater se tomarán su revancha y, en el bando opositor, ya hay voces que destacan el hecho de que se fletarán autobuses que transportarán gratis a los manifestantes.

“Aquí hay muchos intereses. Está claro que hay gente de Edgewater dentro de este grupo que quieren que el proyecto salga adelante. Hay mucha gente interesada como el alcalde de Cabana, que uno de los principales valedores del proyecto”, opina Braulio Amaro de Plataforma pola defensa de Corcoesto.

Arsénico en el Anllóns

Los puntos de vista son antagónicos. Las plataformas contra la mina temen que la explotación ponga en peligro la supervivencia de la actividad marisquera de la zona en localidades como Corme, Laxe y Cabana de Bergantiños debido al aumento de los niveles de arsénico, ya presentes en el río Anllóns.

Sin embargo, desde Corcoesto sí, mina sí, niegan. “La mayor concentración de arsénico no se debe a la mina anterior, ni se incrementará con la actual. Los niveles no aumentarán porque no tienen que ver, si no que derivan de la concentración de arsenopiritas que hay en la zona de forma natural”, indica Riveiro. “Además, están equivocados, porque la mina tendrá una corriente cerrada de agua y no echará nada al Anllóns”, añade.

Salvemos Cabana se remite a un estudio de la Sociedade Galega de Historia Natural que indica que aunque, la cantidad de arsenopiritas es propia de la comarca, “las zonas de sedimentos más contaminados son consecuencia directa de la antigua explotación de oro que se quiere reactivar”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad