Las dos caras de Alcoa: un ERE y líder por beneficios en Galicia tras Inditex

stop

Alcoa Inespal y Aluminio Español, que controlan las plantas de A Coruña, San Cibrao y Avilés, lograron unas ganancias netas en 2013 de casi 110 millones

Marcha de trabajadores de Alcoa en A Coruña / EFE

A Coruña, 02 de diciembre de 2014 (00:19 CET)

¿Un rasguño puede provocar una hemorragia incontenible? Para Alcoa, sí. Aunque el futuro inmediato traiga nubarrones para la actividad del grupo norteamericano, sobre todo para la planta de A Coruña tras la fallida subasta de interrumpibilidad eléctrica, el pasado reciente de Alcoa en Galicia presenta unos resultados que van en dirección opuesta a los despidos que ahora plantea. Sin ir más lejos, el 2013 fue uno de los años más brillantes para la compañía en Galicia, con plantas en A Coruña y San Cibrao. Entre ambas, los beneficios después de impuestos crecieron hasta situarse en casi 110 millones de euros, lo que colocaría al grupo, tras Inditex, entre los líderes de ganancias netas de Galicia.

El ERE que ahora anuncia la dirección de Alcoa para A Coruña y Avilés, todavía en fase de negociación, choca frontalmente con el rendimiento de su actividad. Al menos, el último año. Las fábricas coruñesa y asturiana dieron la vuelta a su cuenta de resultados el pasado ejercicio, como adelantó Economía Digital, alcanzando un beneficio de 53 millones de euros, tras unas pérdidas de 72,7 millones en 2012. Ambas plantas dependían hasta este año de la filial Alcoa Inespal SA, dedicada en exclusiva a la gestión de ambas fábricas. Para ponderar su peso real en la economía gallega habría que descontar la actividad agregada de la planta avilesina.

Beneficios conjuntos

Si a todo ello se suman los resultados de la joya europea del grupo, ubicada en la costa lucense de San Cibrao, los contrastes son todavía mayores. Aluminio Español SA es la filial de Alcoa que detenta la titularidad del complejo fabril de Cervo. Su beneficio en 2013 ascendió a 54,7 millones de euros, muy superior a las ganancias de 32,1 millones obtenidas un año antes. Los datos corresponden con las cuentas auditadas de la propia compañía.

Si en el caso de Alcoa Inespal SA (A Coruña y Avilés) fueron los resultados financieros y los cambios en la política de provisiones lo que propició la vuelta a los números negros, si se analiza la cuenta de resultados de Aluminio Español SA (San Cribrao) es la propia actividad del complejo lo que explica la buena evolución. De acuerdo con los datos presentados en el Registro Mercantil de Madrid, donde la matriz de Alcoa tiene su sede, Aluminio Español logró una cifra de negocio en 2013 de 1.359 millones de euros, tres veces más que los 429,7 millones en ventas firmados en el 2012.

En el top

Conjuntamente, ambas filiales con actividad en Galicia suman unas ventas de 1.681 millones en 2013, importe al que habría que descontar la facturación de Avilés. Por beneficios en Galicia, esos casi 110 millones obtenidos el año pasado, solo el grupo Inditex supera a la multinacional norteamericana, poco proclive a difundir sus estados financieros. De hecho, las ventas intragrupo del holding son claves para entender su evolución.

El nivel de beneficios de las filiales de Alcoa que gestionan las plantas gallegas está muy por encima de otras empresas, como pueden ser PSA (82,3 millones en 2012) y Carteson, el brazo inversor de Luis Fernández Somoza, con unas ganancias de 68 millones ese mismo año. El resto de las empresas gallegas están muy lejos de esos registros de beneficios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad