Las deudas aprietan a Begasa, la eléctrica gallega de E.ON

stop

La compañía, que cerró 2013 con un fondo de maniobra negativo por valor de 25 millones de euros, está participada de forma mayoritaria por el grupo alemán, que baraja la posibilidad de desinvertir en activos españoles

Rueda de prensa tras la junta de accionistas de Begasa | E.P.

01 de julio de 2014 (21:28 CET)

A la compañía eléctrica Begasa (Barras Eléctricas Galaico Asturianas), que abastece de energía a la mitad norte de Lugo, y que está participada de forma mayoritaria por el gigante alemán E.ON, le aprietan las deudas. Por ese motivo cerró el año pasado con un fondo de maniobra negativo de algo más de 25 millones de euros, según se recoge en su memoria anual.

Parte de este fondo de maniobra negativo corresponde a cantidades adeudadas con sociedades del grupo E.ON y asociadas a corto plazo por valor de algo más de 10 millones de euros a finales del ejercicio pasado, así como otras deudas con proveedores y otras compañías del grupo por otros 11,9 millones. El fondo de maniobra de una empresa se calcula al restar al activo circulante el pasivo exigible a corto plazo. Si resulta negativo, se entiende que la compañía no es capaz de afrontar sus obligaciones a corto.

Inversión en Lugo

No obstante, los administradores de la compañía estiman que “el mencionado déficit de capital circulante será cubierto parcialmente por la generación de tesorería de la propia actividad de la sociedad, y la parte restante será cubierta por financiación del grupo E.ON, ya sea a través del retraso de cobros de cantidades que se adeudan o través de financiación de E.ON España SLU, socio único de E.ON Distribución”, el accionista dominante en Begasa.

La histórica compañía, fundada en Lugo en 1931, permanece en la actualidad en manos de E.ON, socio mayoritario con un 54,95% de las acciones y de Gas Natural Fenosa que defiende un 44,94% del capital. Según avanzó hace unos meses el presidente de E.ON es España, Miguel Antoñanzas, la compañía invirtió durante el año pasado 19 millones de euros en la provincia de Lugo y prevé destinar 13 más a lo largo de este ejercicio. Estas inversiones se han destinado fundamentalmente al desarrollo y mejora de las instalaciones de suministro eléctrico en la provincia de Lugo, 103 millones en total en los últimos cinco años según la firma.

Las opciones de E.ON

A pesar de todo, la compañía, que cuenta con más de 8.500 kilómetros de red, que dan servicio a una población de más de 165.000 clientes, cerró el ejercicio pasado en positivo con un resultado de 6,8 millones frente a los 13,6, casi el 50% más, que había registrado en 2012.

No es la primera vez en los últimos meses que se habla de la posibilidad de que E.ON inicie un proceso de desinversión de sus activos en España. El diciembre pasado la prensa alemana aseguraba que el grupo germano se estaba planteando la venta de su negocio en España y en otros países como Italia o Francia con el objetivo de concentrar sus actividades en mercados “de mayor interés”. En su edición de este martes, El Confidencial ahondaba en esa idea y aseguraba que la compañía, asesorada por Citi, envió la semana pasada el cuaderno de venta de todos sus principales activos en la Península Ibérica. El banco de inversión estadounidense lo habría distribuido entre fondos de infraestructuras y empresas industriales extranjeras interesadas en entrar en el negocio eléctrico. Extremo, no obstante, que no ha sido confirmado por la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad