Las cotizadas gallegas recortaron más de 500 trabajadores durante 2013

stop

A excepción de Inditex, que genera cerca de 10.000 nuevos empleos al año, Zeltia, Adolfo Domínguez o San José acumulan ejercicios rebajando plantilla

José María Fernández de Sousa, Pablo Isla, Adolfo Domínguez y Jacinto Rey | EFE

03 de marzo de 2014 (03:08 CET)

Los balances de resultados que van remitiendo a la CNMV las empresas cotizadas gallegas evidencian un progresivo recorte en la plantilla de compañías como San José, la farmacéutica Zeltia o Adolfo Domínguez durante los últimos ejercicios. En 2013 son ya 529 trabajadores los que han salido de la estructura de las cotizadas gallegas sin que su puesto fuera ocupado por un nuevo empleado. Los procesos de ajuste y reducción de gastos que tuvieron que afrontar algunas de estas empresas están detrás del recorte, como en el caso de la ourensana Adolfo Domínguez, que cerró 32 tiendas en España y Portugal durante los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal.

La excepción que confirma la regla es Inditex. El gigante textil, que todavía no presentó el balance final de ejercicio, crea en torno a 10.000 empleos al año. En 2011 generó 9.374 nuevos puestos de empleo entre todas sus cadenas. En 2012 fueron 10.802. Según recoge la memoria del grupo fundado por Amancio Ortega, el 82% de la plantilla trabajaba entonces con un contrato indefinido, estaba formada por personas de 130 nacionalidades y mantenía una media de edad de 31 años, en la que las mujeres representaban un 78,7% del total.

Más pérdidas, menos plantilla

Mucho más discreto es el balance del grupo de Jacinto Rey, San José. La constructora cerró el año con una plantilla de 2.349 trabajadores repartidos en las áreas de negocio de la compañía, la construcción, la energía y el sector inmobiliario. Un año antes contaba con 355 trabajadores más.

El recorte se suma al de 2011, ejercicio que la compañía arrancó con una plantilla de 2.976 trabajadores. Está rebajando una media de 300 empleados al año. Lo cierto es que los números no dan tregua a la constructora, que cerró el año con pérdidas de 158,5 millones y con una deuda financiera que ascendía a 1.626,13 millones.

Zeltia, más estable

Mejor le fueron las cosas a la farmacéutica Zeltia. El desarrollo del antitumoral Yondelis, que durante tantos ejercicios la empujó hacia los resultados negativos, comienza a dar sus frutos. Con ventas que alcanzaron los 73 millones de euros, llevó a la compañía de José María Fernández de Sousa, el hermano del ex presidente de Pescanova, a obtener un beneficio a cierre de ejercicio de 11,3 millones, un 72% más.

Sin embargo, no se reflejo la buena marcha en un aumento de plantilla. De hecho, ahora es menor. A cierre de 2012, la farmacéutica contaba con 640 trabajadores, repartidos en los segmentos de química de gran consumo (207 empleados), biofarmacia (318 empleados) y otros 52 empleados sin asignar a ningún área específica. A cierre de 2013, se habían reducido en 12, hasta los 628. Mientras que en la comparación con 2011 se recortaron 40 puestos de trabajo ya que en ese ejercicio Zeltia mantenía una plantilla de 668 empleados.

El prolongado ajuste de Adolfo Domínguez

Tras varios ejercicios en rojo, la multinacional del modisto ourensano Adolfo Domínguez está desarrollando un nuevo plan de negocio que pasa por modificar la morfología del grupo, ajustando la red en España y buscando impulso en mercados estratégicos en el exterior. Los recortes en establecimientos han acarreado una notable merma en la plantilla. En el ejercicio que cerró en marzo de 2013, el personal se había reducido en 106 trabajadores.

Estaba compuesto por 1.516 empleados, con clara mayoría femenina (1.297 trabajadores), ubicados principalmente en las categorías de vendedores, operarios, administrativos y encargados.

También ha recortado plantilla la convulsa Martinsa-Fadesa, con domicilio en A Coruña, pasando de contar con 214 empleados al arrancar el año, a cerrar 2013 con 168.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad