Las algas gallegas aumentan su consumo en toda España a pesar de la crisis 

stop

La facturación de Algamar subió un 30% el pasado año. El uso de este vegetal marino para la alta cocina lo eleva a categoría gourmet 

Ensalada de algas de un restaurante madrileño

27 de abril de 2012 (22:31 CET)

Galicia es la comunidad autónoma más especializada en el tratamiento y venta de algas para consumo humano, sin embargo este producto llegó hace relativamente poco a las superficies comerciales y aún no está plenamente implantado. A pesar de eso, los especialistas del sector manifiestan que los beneficios son crecientes a pesar de la crisis.

Las algas se han convertido en un producto casi de gourmet, que comienzan a ser muy utilizadas en la cocina de diseño. Esa es una de las causas que esgrime Clemente Fernández, gerente de Algamar, la que asegura es la primera empresa gallega que se dedicó al tratamiento de algas en exclusiva para el consumo humano.

Galicia, pionera en el sector

Aunque rechazan dar cifras concretas, en Algamar aseguran que sus beneficios de 2011 aumentaron en un 30% con respecto al año anterior. “Hace 16 años, cuando comenzamos era fácil aumentar en beneficios porque se partía de cero. Con la crisis, a pesar de lo que se pueda creer, estamos aumentando la facturación. El cliente que usa las algas para el consumo en la cocina es alguien que se preocupa por una dieta equilibrada, es un consumidor determinado”, conviene.

Junto a Algamar, otras empresas gallegas como Ceamsa, Lou y Porto Muíños mueven el consumo de algas en España. Tienen claro que, por el momento, y derivado de la calidad del producto gallego, no hay competidores objetivos en otras partes de la península, a pesar por ejemplo de los intentos de regiones como Cádiz.

Temporada de recolección

“Galicia no tiene competidores en este ámbito. Fuimos los primeros que decidimos comercializar las algas viendo que estaban viniendo desde China. La calidad del producto, por las peculiaridades de la costa gallega no tiene comparación con el de otras partes de España”, asegura Fernández.

La comercialización de las algas también repercute en el sector primario gallego. Ahora mismo es temporada de recogida por lo que las industrias del sector se ponen en contacto con las confederaciones de pescadores para encargarles la recogida del alga adecuada. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad