Las administraciones invierten en polígonos vacíos

stop

Docenas de parques empresariales que no consiguen atraer a empresas siguen recibiendo subvenciones

Parque empresarial de Vimianzo

04 de febrero de 2013 (00:10 CET)

A pesar de la crisis, los parques empresariales que se arraciman alrededor de las grandes ciudades siguen siendo rentables y los empresarios continúan demandado suelo. Sin embargo, la otra cara de la moneda la representan las docenas de polígonos que se proyectaron en ayuntamientos más pequeños durante la época de bonanza y que ahora se han convertido en explanadas solitarias, a la espera de una firma que quiera asentarse en ellos.

Los ayuntamientos denuncian el gasto que ocasiona mantener estas infraestructuras, que siguen recibiendo inyecciones públicas para tratar de levantarlos. Los empresarios del sector critican que estos parques nacieron fruto de un mal planteamiento difícil de subsanar.

Ayudas europeas

Esta semana, el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicitaba las nuevas ayudas a parques industriales de la comunidad cofinanciadas por los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder). El montante ascendía a casi dos millones y medio de euros y entre los polígonos que recibieron subvenciones se encontraban algunos con escaso éxito empresarial como el de Vimianzo, que recibió más de 17.000 euros para la mejora de su ahorro energético. El ayuntamiento de Negreira gestionará más de 96.000 euros para la ejecución de una línea de colectores en su polígono industrial, al igual que el de Carballo, que consiguió una ayuda de 110.000 euros para el tratamiento de agua en el de Bertoa.

Desde la Federación Gallega de Parques Empresariales (Fegape) critican el dinero que se sigue invirtiendo desde numerosas administraciones en parques empresariales que no consiguen atraer empresas, mientras que otros más eficientes, cuya titularidad está traspasada ya a los ayuntamientos, tienen graves deficiencias que no son evitadas.

Planteamiento equivocado

“Se sigue invirtiendo en polígonos que no acaban de salir adelante como el Porto de Molle (Nigrán), o la plataforma logística de Monforte, por poner algunos ejemplos. El problema es que, en su momento, no se habló con los empresarios que son los principales interesados, sino que muchos polígonos se proyectaron por la insistencia del alcalde de turno sin estudiar realmente sus características y deficiencias de comunicación”, opinan.

Incluso muchos alcaldes son críticos con estructuras proyectadas hace años y que no tuvieron una ejecución adecuada. “En 2011, cuando aún no habíamos entrado en el Gobierno municipal, el anterior Ejecutivo local tomó la responsabilidad del parque a la empresa constructora. La realidad es que tenemos un parque con muchas deficiencias, que fue proyectado desde Madrid, como muchos otros, y al que ahora tenemos que hacer frente”, indicaba el regidor de Vimianzo, Manuel Antelo.

Empresarios contra ayuntamientos

Con todo, desde la Fegape también critican la gestión de muchos municipios para con sus parques. “Los ayuntamientos consiguen fondos de los impuestos que le aplican a los polígonos pero luego, no quieren que se les traspase la titularidad del parque, no quieren hacerse cargo de él”, indican desde el comité ejecutivo de la Federación.

Así, entre otros ejemplos, hablan del mal estado de los viales que rodean al parque empresarial de As Gándaras o a las malas conexiones del parque industrial de O Porriño, donde los trabajadores no pueden llegar allí mediante transporte público. “En los polígonos industriales no hay vecinos para dar votos en las elecciones, por lo que son los últimos que se arreglan”, dicen.

Un ejemplo claro de las tiranteces entre empresarios y ayuntamientos a causa de los polígonos están precisamente en O Porriño. Las críticas por las altas tasas municipales al polígono son una constante. “Muchas empresas están atravesando dificultades, y a esto se une, por ejemplo, la abusiva tasa de basura impuesta. El ayuntamiento también cobra obligatoriamente una tasa de vado a todas las empresas lo quieran o no”, aseguraban a Economía Digital ya a finales del año pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad