Las 22 demandas de los trabajadores de A Coruña que Fnac ignoró

stop

Describen el empleo como de “elevadísima” carga física, presión psicológica y sin 15 minutos para descansar en jornadas de 6 horas

Interior de una de las tiendas de la Fnac en España.

30 de marzo de 2014 (04:27 CET)

La negociación de los trabajadores con la dirección de Fnac se cerró esta semana sin acuerdo. La multinacional plantea nuevos recortes en las condiciones laborales a una plantilla que ha enarbolado la bandera de la huelga. Denuncian que se ha incumplido el compromiso de la compañía de no despedir empleados durante el último año y que “la mitad de la plantilla vive por debajo del umbral de pobreza”, en palabras de los trabajadores de A Coruña.

Precisamente, los empleados del establecimiento coruñés han organizado este sábado un concierto para recaudar fondos destinados a la "caja de resistencia" de los empleados en huelga. Su paro indefinido, todos los sábados, ha germinado en otros centros de Fnac en España que se han sumado a la protesta. Los empleados de A Coruña ya llevaban tiempo advirtiendo de la escalada de tensión. De hecho, en febrero de este año, enviaron una carta a la dirección de la empresa en la que se recogían 22 demandas para mejorar las condiciones laborales. En el documento, describen el trabajo como de “elevadísima” carga física y presión psicológica por las prácticas de la compañía.

Salud laboral

En el documento indican que es necesario un “aumento de plantilla” para rebajar el esfuerzo físico. Pero además, piden al menos “un fin de semana completo libre al mes” y no más de 6 días de trabajo consecutivos. Para la jornada media, 6 horas de trabajo, solicitan, al menos, 15 minutos de descanso.

Ponen énfasis en la carga física y psicológica del empleo, acentuado por los "objetivos individuales" que marca la empresa, tales como captación de socios o venta de servicios. Y, sobre todo, piden una racionalización de los turnos. Con un número elevado de trabajadores a media jornada, los distintos horarios, de mañana y tarde, hacen imposible “la conciliación adecuada de la vida laboral y personal”. E impiden también complementar las horas en Fnac con estudios u otro empleo.

El modelo Fnac


De esta manera cuestionan el modelo de contratación de Fnac, que se apoya en turnos un tanto caóticos. Así, existe el turno intermedio, de 12 de la mañana a 17 de la tarde, que los trabajadores coruñeses piden que se elimine.

Los refuerzos con empleados eventuales se cubren a salto de mata. Conviven trabajadores que acumulan nueve horas de jornada con otros que van seis días a la semana sin alcanzar las 15 horas trabajadas. La plantilla coruñesa solicita que se establezcan límites de días semanales por número de horas para corregir esta dinámica.

Propuestas para el cambio


Para dar un vuelco a este modelo, la plantilla propuso a Fnac una política seguir. Abogan porque los trabajadores eventuales cubran principalmente fines de semana y campañas de fuerte carga laboral. Solicitan que la promoción de los contratos de tiempo parcial a tiempo completo se priorice a las nuevas contrataciones. Establecen, incluso, una proporción ideal en la plantilla, que sería la formada por un 90% de empleados a tiempo completo y un 10% a tiempo parcial.

En paralelo, piden que se intensifique la formación de los trabajadores para evitar las numerosas lesiones musculares que se producen. Según los empleados de A Coruña, a esto se une el miedo de la plantilla a coger una baja laboral ya que podría ocasionar una represalia en forma de despido de la empresa. En este sentido, solicitan la cobertura del 100% del salario para los 3 primeros días de baja.

La economía del bien común

Finalmente, los trabajadores coruñeses piden “una economía del bien común”, por la que el salario anual más elevado de la empresa no supere 10 veces el salario mínimo en Fnac.

“Todas estas medidas, enmarcadas en una situación de beneficios muy elevados y crecientes en los últimos años por parte de Fnac España, supondrían, además de recuperar la motivación ahora apenas existente, eliminar daños físicos y psicosociales en la salud de los trabajadores”, sentencia la plantilla de A Coruña.

El texto concluye con dos reivindicaciones: “facilitar la conciliación del trabajo con la vida personal” y “unas condiciones salariales dignas”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad