Federico Ávila, presidente de Lantania

Lantania, de exdirectivos de Isolux, sale de compras

La constructora compra el negocio de obra pública de Grupo Velasco, una cartera de 50 millones que incluye el 19% de la Autovía de Alicante

Lantania, la empresa que armaron exdirectivos de Isolux tras hacerse a precio de derribo con las unidades de negocio de construcción, agua y energía, ha salido de compras. La compañía ha cerrado la adquisición del negocio de obra pública de Grupo Velasco, que está en proceso de liquidación.

Lantania se queda con una cartera de 50 millones y con la participación del 19% de la concesionaria de la A-31, la autovía entre Bonete y Alicante.

La empresa que preside Federico Ávila alcanza con esta operación los 80 millones en activos y una cartera de obra superior a los 250 millones. La compra se enmarca dentro del plan estratégico que presentó a comienzos de año y en el que se fijaba el objetivo de alcanzar los 200 millones de facturación en 2022, lo que equivaldría a multiplicar por cinco el volumen de negocio actual.

Las obras que adquiere Lantania

La compra de la división de negocio de Velasco supone la integración de 46 profesionales del grupo constructor madrileño en el equipo de Lantania. La operación de compra incluye también el parque de maquinaria de Velasco, así como las marcas comerciales, referencias, sistemas, medios, herramientas auxiliares y otra serie de activos.

Entre los proyectos adquiridos se encuentran el mantenimiento de las pistas del aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas para Aena y del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), así como varios contratos de obras y conservación para la Comunidad de Madrid, la Diputación de Almería y los ayuntamientos de Madrid, Fuenlabrada o Las Rozas, entre otros.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad