Lactalis, líder lácteo en Galicia, se estrella en la Audiencia Nacional

stop

La Sala de lo Contencioso-Administrativo da la razón a Competencia en sus investigaciones y considera legal el registro de las sedes del grupo que dio lugar a la multa millonaria por pacto de precios

Núñez Feijóo durante la ampliación de la planta de Lactalis en Vilalba en 2013

en A Coruña, 02 de diciembre de 2015 (01:18 CET)

Primer asalto y primer revés. La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional considera ajustados a derecho los registros en los domicilios sociales y sedes de Lactalis realizados por parte de los inspectores de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y de los que se derivó una multa al grupo francés por pacto de precios. La sanción a Lactalis llegó a los 11,6 millones de euros, de un total de 88 millones de sanción impuestos por parte de Competencia a nueve empresas del sector.

Lactalis no solo recurrió la multa de Competencia, sino que en su día llevó a la Audiencia Nacional los acuerdos adoptados por los responsables del organismo regulador para acceder a las sedes del grupo y realizar los pertinentes registros por parte de sus inspectores. Sin entrar a valorar la multa, el fondo, la Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso se detiene en las formas, los registros de las sedes, y las considera ajustadas a derecho.

Acceso a las sedes

Mediante una orden de investigación de la Dirección de Investigación de la entonces Comisión Nacional de la Competencia "se autorizó a determinados empleados públicos la entrada en la sede de Grupo Lactalis Iberia SA o en cualquier otro establecimiento de esta empresa, su matriz, sus filiales o participadas". La "entrada" se produjo en el domicilio principal del grupo, situado en Lérida, "que en realidad era la sede de las mercantiles del mismo grupo, Puleva Food SL, Lactalis Compras y Suministros SL, y Lactalis Puleva SL", dice la sentencia. Tanto la matriz como las filiales tienen una hegemónica presencia en Galicia.

Los registros, realizados los días 11 y 12 de julio de 2012, dieron lugar a la multa por pacto de precios, impuesta en febrero de este año, que en el caso de Lactalis se saldó con una sanción de 11,6 millones. También fueron multadas patronales como al Asociación de Empresas Lácteas de Galicia, y grupos como Central Lechera Asturiana, Leche Pascual, Puleva Foods, Nestlé y Corporación Alimentaria Peñasanta.

Intercambio ilegal de información

En el caso de Lactalis, los registros dieron lugar a un expediente sancionador por parte de Competencia en el que se constataba "intercambio de información entre las industrias lácteas en relación con precios y estrategias comerciales, que en determinados momentos se han materializado en acuerdos desde 2003 hasta 2012, a excepción de 2005". También consideraba que el líder del sector había realizado "intercambio de información con otras industrias sobre ganaderos, que en algunos momentos se han materializado en acuerdos de reparto de mercado, en 2008 y desde 2010 a 2012".

Ahora, la sentencia de la Audiencia Nacional asegura que "la entrada, tal y como se recoge en la actas acompañadas por la recurrente, se produjo siguiendo las pautas legalmente establecidas". "Las advertencias que los funcionarios hicieron a las personas que se encontraban en la sede forman parte de sus obligaciones", explica el tribunal, "y en modo alguno puede calificarse de amenaza la advertencia realizada a un empleado en el sentido de que la oposición a la actividad inspectora puede llegar a constituir un delito o infracción grave o muy grave".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad