La Xunta mima a Taboada y Ramos con obras millonarias, parques eólicos y concesiones

stop

La empresa de Lalín, creada por un ex concejal de AP, albañil en sus orígenes, gestiona 100 megavatios del último concurso y solo en 2015 logró obras por casi 35 millones con las administraciones públicas

en A Coruña, 07 de abril de 2016 (20:33 CET)

De Lalín al cielo de las adjudicaciones públicas y los negocios concesionados en veinte años. De pasar a mejor vida, ese podría ser el epitafio de Taboada y Ramos, una empresa familiar con base en Lalín, creada por un ex concejal de la extinta AP en Silleda. Pero muy lejos de llegar su final, la discreta compañía se ha encaramado a lo más alto del ranking de obras públicas en Galicia, especialmente las licitada por la Xunta, y a través de todo un grupo de filiales llega a gestionar 100 megavatios del último concurso eólico, que actualmente están en fase de desarrollo. 

Manuel Taboada Gómez, albañil en sus orígenes, y su esposa Elisa Ramos Valiñas, siguen al frente de la compañía, fundada a finales de los ochenta, y lo hacen en calidad de administradores solidarios, pero emerge la figura de uno de sus hijos, Manuel Taboada Ramos, que es la cabeza visible del grupo junto a sus hermanas. Solo Taboada y Ramos SA logró contratos y adjudicaciones de obras públicas en Galicia durante el año pasado por un volumen licitado de 34,9 millones, adjudicado finalmente al grupo por 26,9 millones. De acuerdo con el ranking de la construcción de Apecco, fueron directamente un total de 27 obras las que logró la compañía en 2015 de forma individual, por dos uniones temporales de empresas, firmadas con Covsa y con Geseco. 

La segunda del ranking

Taboada y Ramos fue, tras Copasa, la constructora más beneficiada por la obra pública de la Xunta  durante el último año. Directamente firmó seis obras con la Administración gallega, con un volumen licitado de cinco millones, y otros 10,2 millones en una UTE con Covsa. De la Administración central apenas logró directamente 657.000 euros licitados (tres obras), y otra UTE con Geseco (9,8 millones). 

No solo de la obra pública vive la compañía, que según el Registro Mercantil mueve una cifra de negocio de casi 47 millones de euros, con un beneficio de explotación de ocho millones y un resultado neto de 4,2 millones. Todo ello en 2014, a falta de presentar los resultados del último ejercicio. Taboada y Ramos  inicia su actividad en el campo de la energía eólica también en 2008, que alcanza un importante impulso en el año 2010, al resultar seleccionados por la Xunta cuatro anteproyectos de nuevos parques en la convocatoria abierta mediante la cuestionada orden de marzo, con una asignación de potencia total de 96 megavatios. Actualmente, según la propia compañía, gran parte se encuentran en la fase de tramitación administrativa previa. 

De la energía a las concesiones

Taboada y Ramos opera en el sector eólico a través de Enebro Renovables. La  Xunta autorizaba en 2014 la puesta en marcha de una instalación de 21 megavatios de potencia instalada a Enebro Renovables, fruto de los megavatios adjudicados en el concurso. Friol fue el municipio elegido, en el que se levantarán siete aerogeneradores.  

Y el de las concesiones, en este caso impulsadas por la Administración gallega, es otro frente que da juego a la compañía. Taboada y Ramos, cuya matriz tiene un patrimonio de 48 millones de euros, es forma parte de la UTE que gestiona la cuestionada Autoestrada Costa da Morte Concesionaria da Xunta de Galicia SA, que unirá Carballo con Berdoias. Lo hace en alianza con Copasa. Sucede otro tanto en la sociedad que gestiona la depuradora de Ares. En esas sociedades es Manuel Taboada Ramos el encargado de representar al grupo familiar, según el Registro Mercantil, al igual que en Enebro Renovables y su grupo de filiales, estas de propiedad familiar. El grupo ha puesto un pica en Perú, dentro de un incipiente proceso de internacionalización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad