El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña / EFE

La Xunta insta a los hospitales privados a pedir dinero a Sánchez

Sanidade rechaza compensar a los centros privados por liberar sus recursos durante la pandemia, pero dice que los apoyará si se lo piden al Gobierno

La patronal española de los hospitales privados, Aspe, ha pedido a la Xunta, a través de una carta dirigida al Conselleiro de Sanidade, que compense a los centros por mantener sus recursos disponibles para apoyar al sistema público en los peores momentos de la pandemia por coronavirus. En concreto, Aspe solicitó que parte de los fondos que el Gobierno traslada a las comunidades para atender el sobrecoste sanitario provocado por el Covid-19, unos 10.000 millones a repartir en el conjunto del Estado, se destine a los hospitales privados en compesación a "la actividad en la pandemia, así como la puesta a disposición de todos sus recursos".

La respuesta de la Xunta ha sido que no, pero que está dispuesta a respaldar a la patronal si la misma petición se la formula al Gobierno central. A través de una carta firmada por el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, y dirigida al presidente de Aspe, Carlos Rus, la Xunta vincula la situación de los hospitales privados a la declaración del estado de alarma y ofrece su apoyo para “buscar una solución”.

“Desde la comunidad autónoma entenderemos que cualquier posicionamiento que se quiera trasladar al mando único, el Ministerio de Sanidad, establecido a través del Real Decreto por el que se estableció el estado de alarma, para buscar una solución al respecto, encontraría nuestro apoyo, al entender que esta situación debería ser tratada de una forma homogénea para todo el Sistema Nacional de Salud”, dice la misiva.

La Xunta dice que colaboró vendiéndoles EPIs

El Sergas traslada a la sanidad privada que trató de mantener “una colaboración permanente” y pone como ejemplo los equipos de protección individual que “facilitó” a los hospitales –en realidad los vendió a precio de coste-- o que mantuvo “las entregas a cuenta previstas en los conciertos”.

“Se programó ya un proceso de recuperación de la actividad, teniendo en cuenta las acciones necesarias para evitar la acumulación de pacientes en espacios de espera y situaciones similares. De acuerdo con esto, también se dieron instrucciones para que los centros concertados puedan recuperar los niveles de actividad habituales comenzando con toda la programación que no fue posible atender en su momento”, dice el gerente del Sergas.

Riesgo de colapso en tres meses

A pesar de la recuperación de parte de la actividad, los centros privados entienden que será imposible cerrar el año con un volumen de actividad equiparable al del pasado ejercicio, tanto por los meses de parón a causa del coronavirus como por las limitaciones fijadas en la reactivación. El problema central radica en que los centros mantuvieron el gasto en personal y recursos para apoyar al sistema público, desprogramando su propia actividad por instrucción del Sergas (Instrucción 6/2020) ante la emergencia sanitaria. La escasa derivación de pacientes de Covid-19 estuvo muy lejos de compensar la pérdida de ingresos.

La misiva remitida por el presidente de Aspe al conselleiro Jesús Vázquez Almuiña advierte que “existe un riesgo evidente a corto plazo para muchas pequeñas empresas del sector, que serán incapaces de asumir los gastos corrientes de forma inminente en el próximo mes”. Carlos Rus añade en el escrito que sucederá algo similar con “los grandes hospitales” en un periodo de “uno a tres meses”.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad