La Xunta gana un 24% más con la Sociedade Pública de Investimentos

stop

Facenda inyecta 63 millones en la contratista de obra para hacer frente a los vencimientos de deuda de este año y corregir sus desequilibrios

Francisco Menéndez, presidente de la Sociedade Pública de Investimentos, junto a la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez /EP

en A Coruña, 13 de octubre de 2016 (02:33 CET)

¿Es posible que una empresa pública, contratista de obras de una administración, gane dinero? ¿Y que aumente sus beneficios en la etapa más sombría de las licitaciones? Pues sí. Es el caso de la Sociedade Pública de Investimentos SAU, controlada por la Xunta y principal vehículo de la Administración gallega para ejecutar proyectos, en dependencia directa de la Axencia Galega de Infraestructuras.   

SPI, presidida por Francisco Menéndez Iglesias, director del citado organismo, presentó al cierre de 2015 un beneficio neto de 3,6 millones de euros, frente a los 2,9 millones de 2014.  Un 24,1% más en un año. Sus ingresos, que proceden de la prestación de servicios por encargo de la propia Xunta, se mantuvieron estables, en torno a los 13,2 millones. 

La autoestrada a Ourense

La SPI no es solo un instrumento más en el engranaje del sector público autonómico, ya que su objeto social va más allá, al haber absorbido en 2011 la Autoestrada Alto de Santo Domingo-Ourense S.A. En ese año fue transmitido en bloque de todo el patrimonio social de la citada autoestrada, adquiriendo la SPI  sus derechos y obligaciones. Todo ello permite a la SPI presentar un beneficio de explotación de 6,4 millones de euros al cierre de 2015, frente a los 5,6 millones de 2014. 

Sin embargo, no todo son luces en la sociedad pública. Al 31 de diciembre de 2015 presentaba un fondo de maniobra negativo de 25,9 millones de euros, lo que suponía un aumento del 19% con respecto al ejercicio anterior, cuando por este concepto había firmado 21,6 millones euros. 

Inyecciones públicas

Este mismo año, la sociedad tenía previsto formalizar un convenio entre la Consellería de Facenda para regular el mecanismo de financiación para 2016. El importe de la inyección, 63 millones de euros, ya que es la cantidad que se corresponde con los vencimientos de la deuda de la SPI correspondientes a este ejercicio. Esta operación es similar a la que se realizó el año pasado, según indican los gestores de la firma pública en la memoria. Con dicha operación se cubren las necesidades financieras de 2016 y, consecuentemente, se corrige el mencionado fondo de maniobra negativo. 

Para conocer el volumen real de obras que maneja la SPI hay que repasar los saldos de las Administraciones públicas deudoras por obra corriente, que se corresponden a las cantidades a cobrar a su único accionista, la Xunta, como consecuencia de las obras realizadas por mandato de ésta, clasificadas en función de su vencimiento. De estos saldos, la ejecución material de las obras encargadas por el denominado mandato tradicional ascendía a 990 millones de euros aproximadamente al 31 de diciembre de 2015. 

La aportación que SPI recibió durante 2015 con cargo al presupuesto de la Xunta, de acuerdo con su plan económico, ascendió a 35,7 millones de euros, frente a los  29 millones de 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad