Los trabajadores de Alcoa recrudecen sus protestas ante el anuncio de despido de más de 500 trabajadores. EFE (Eliseo Trigo)

La Xunta diseña un ‘plan Nissan’ para el rescate de Alcoa

El Gobierno gallego propone un préstamo y fondos europeos para financiar un plan industrial de Alcoa, una solución similar a la que se planteó para Nissan

"A Nissan le va a costar 1.000 millones cerrar la planta; mucho más caro que si decide invertir en ella". Con esas palabras apuntaba el secretario de Industria, Raül Blanco, a que la solución para la fábrica de Barcelona pasaba por un plan de inversiones que la hiciera competitiva y a que las administraciones estaban dispuestas a colaborar volcando fondos europeos en la tarea. El plan llegó tarde o no parece ser suficiente para la multinacional japonesa. Sin embargo, la Xunta cree que puede servir para la factoría de Alcoa en Lugo, que arrastra un gran déficit de inversiones, según han denunciado tanto los trabajadores como la propia ministra de Industria, Reyes Maroto.

El Gobierno gallego ha puesto una nueva propuesta sobre la mesa que recuerda al no ejecutado plan para el grupo automovilístico. Compromete un préstamo participativo para la “modernización” de la planta de Alcoa y propone aprovechar los fondos europeos de reconstrucción para impulsar un plan industrial que haga viable el futuro de la factoría, clave en la dinámica económica de A Mariña lucense. La última fábrica de aluminio primario ya fue considerada una actividad esencial por el Gobierno en el parón que impuso a la actividad económica por el coronavirus.

El planteamiento es similar al que hizo Reyes Maroto con Nissan, apelando a la posibilidad de inyectar fondos europeos para abrir una nueva línea de producción basada en el coche eléctrico. “Tenemos una oportunidad histórica: fondos europeos para luchar contra la crisis del Covid-19, que se pueden destinar a esta factoría; y, además, con cargo a sus presupuestos, la comunidad está dispuesta a poner préstamos participativos para ejecutar un plan industrial de modernización de la compañía”, dijo Alberto Núñez Feijóo sobre Alcoa.

Tres condiciones necesarias

Los préstamos participativos pasarían, a priori, por el Igape y, más concretamente, por los fondos de Xesgalicia. No hay una cuantía determinada, pues la Xunta requiere de la implicación del Gobierno central, además de la propia Alcoa, para concretar el plan en al menos tres vertientes.

Por un lado, la participación para la financiación del proyecto. Por otro, la puesta en marcha del estatuto del consumidor electrointensivo que el Consejo de Ministros podría aprobar la próxima semana para dotar de un marco energético estable y competitivo a la industria, uno de los males estructurales del sector. Y finalmente, la convocatoria de la subasta eléctrica para el segundo semestre y las compensaciones por derechos de emisión de CO2.

Las primas de interrumpibilidad fueron el principal mecanismo de la etapa de Mariano Rajoy para inyectar dinero en la industria electrointensiva, pero la remuneración cayó drásticamente con el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Alcoa, dispuesta a cerrar la última planta de aluminio primario de España, recibió 37 millones para la factoría de Lugo en los dos últimos años, según aseguró Reyes Maroto.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad