La Xunta da oxígeno a Alvariño y asegura dos años más los centros de la patronal en el exterior

stop

Tras los cierres de oficinas del año pasado, el nuevo convenio tendrá mayor duración y una dotación similar, en torno a los 3,6 millones

Núñez Feijóo y Fernández Alvariño en primer plano. Al fondo, Antonio Fontenla

en A Coruña, 13 de febrero de 2015 (00:10 CET)

No es para tirar cohetes, pero en la patronal están contentos. El nuevo convenio con el Igape para costear las oficinas de la CEG en el exterior, la conocida como Red Pexga, se ha cocinado sin traumas y está ya listo para poner sobre la mesa. Se firmará por dos años, lo que prácticamente da cobertura a lo que queda de mandato de José Manuel Fernández Alvariño, antes de las próximas elecciones.

En su aterrizaje en la patronal, el empresario vigués sudó la gota gorda para cerrar la renovación del acuerdo, que se firmó a deshora, con el cierre de cinco oficinas en el extranjero y por solo un año. El recorte se mantiene. La red de plataformas seguirá en ocho, frente a las 13 que abrió Antonio Fontenla, y el presupuesto que otorga el Igape estará en torno a los 3,6 millones. Es una cuantía similar a la de 2014, cuando se dotó con cerca de 2 millones pero por solo un ejercicio. El actual convenio se firma para los ejercicios 2015 y 2016.

Los nuevos tiempos

El acuerdo con Fontenla para poner en marcha la red de plataformas fue por cuatro años y con un presupuesto de hasta, como máximo, 18 millones. De aquel convenio todavía colean algunas facturas por un valor cercano a los 200.000 euros que la Xunta no quiere pagar porque considera gastos injustificados. El acuerdo actual se mueve en premisas muy diferentes al acuerdo originario, pero Alvariño, en una entrevista a este medio, dijo preferir una Pexga manejable y eficiente, antes que sobredimensionada y costosa. Así que todos contentos.

Las oficinas se mantendrán en ocho, con algunos cambios. La sede de Miami se cierra, para abrir una nueva en Washington. También se cambiará el equipo de gestión en la oficina de Londres. De tal manera, que las plataformas que deben ayudar a las empresas gallegas en su proceso de internacionalización estarán en Brasil (en Recife y Río de Janeiro), Shanghai, Bogotá, Whashington, Casablanca, México D.F., Londres y Moscú.
 

"Crisis de confianza"

Los menores quebraderos de cabeza de Alvariño para firmar el nuevo convenio ya es una pequeña victoria para el presidente de la patronal, que en su momento alegó que en las conversaciones con Economía se había perdido la confianza. Un reproche a la gestión de Fontenla.

Para la nueva Pexga se cerraron las oficinas de la sede central en un edificio alquilado por la CEG en Santiago, se externalizó totalmente la gestión y el presidente de la patronal preveía evaluaciones periódicas a cada una de las oficinas para determinar cuáles continuaban y cuáles no eran eficientes.

En la Confederación de Empresarios están satisfechos porque consideran que el nuevo acuerdo refuerza el proyecto y porque se ha paliado aquella "crisis de confianza" de la que hablaban. Otras fuentes apuntan que las condiciones han mejorado y que se otorga mayor "flexibilidad" a la patronal para operar, aunque no aclaran la letra pequeña. Lo que parece claro es que la Xunta ha aflojado un poco la soga.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad