Mina de cuarzo de Erimsa en Frades | EFE

La Xunta da luz verde a la nueva mina de cuarzo de Erimsa en Frades

La compañía prevé invertir un millón de euros para extraer 336.000 metros cúbicos de cuarzo

Luz verde de la Xunta de Galicia al proyecto de Explotación de Rocas Industriales y Minerales, SA (Erimsa) en suelo gallego. El Diario Oficial de Galicia (DOG) recoge en su edición del viernes que la Jefatura Territorial de A Coruña otorga a la compañía la concesión para explotar cuarzo en los concellos de Frades y Mesía (ambos en la provincia coruñesa) durante un periodo de 30 años.

El movimiento concede a Erimsa el derecho para extraer cuarzo de 25 nuevas cuadrículas mineras en un concello (Frades) en el que ya cuenta con uno de sus cuatro centros de producción en toda España (los otros en la localidad lucense de Begonte, el concello pontevedrés de Castillo y el municipio salmantino de Bóveda del Río Almar).

Inversión de un millón de euros

El proyecto minero de Erimsa lleva aparejada una inversión total de 974.503 euros para desplegar toda su maquinaria con la que espera extraer un total de 336.353 metros cúbicos de cuarzo.

El proyecto sale adelante pese a la oposición de diferentes colectivos que presentaron numerosas alegaciones durante el periodo de exposición pública del proyecto. Es el caso de Udesa, del SAT Leira Arousa, del SLG, Verdegaia, A Terra Non Se Vende, Galiza Non Se Vende, A Ría Non Se Vende, Salvemos Monteferro, Colectivo Ecoloxista Luita Verdey, Plataforma en Defensa dos Montes do Morrazo, Asociación autonómica e Ambiental Petón do Lobo, la Asociación ambiental Cova Crea, Concello de Mesía o Mesía Unida.

La Xunta de Galicia da un año de margen a la empresa para que inicie los trabajos de extracción y le obliga a cumplir con un Plan de Restauración Ambiental una vez finalizados las tareas.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad