La Xunta cifra en 1.400 puestos de trabajo los que creará la mina a cielo abierto de Corcoesto

stop

Las asociaciones en contra insisten en que el proyecto de la empresa canadiense solo habla de 270 empleos para el período de extracción. La oposición cree que la mina entraña demasiado peligro para 13 años de explotación en Galicia

21 de junio de 2012 (23:35 CET)

La Xunta ha decidido acelerar los trámites para que el polémico proyecto de la mina de oro de Corcoesto (A Coruña), explotada por la empresa canadiense Edgewater Exploration ITD sea una realidad antes de finalizar el año. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóó, informó de que prevén que la explotación a cielo abierto lleve a la zona una inversión de 110 millones de euros y la creación de 1.400 puestos de trabajo.

Amparándose en esos datos y en en el número de parados de los municipios sobre los que se asentará la mina en la comarca de Bergantiños, el Gobierno gallego ha decidido acelerar el inicio del proyecto, siendo este el primero que obtiene la categoría de industrial estratégico conforme a la nueva Ley Reguladora de la Política Industrial de Galicia.

Sobre el papel 270

Sin embargo, no todos los actores en la historia de la mina están de acuerdo ni barajan las mismas cifras. La Plataforma en contra de la implantación de la explotación de oro en Corcoesto sostiene que el proyecto presentado por la empresa canadiense tan sólo habla de 270 empleos en la zona. “Teniendo en cuenta que 250 es el mínimo que puede tener un proyecto industrial estratégico”, explica Fernando M.Souto, uno de los portavoces de la plataforma.

“Por el momento, lo único que hay sobre el papel es el proyecto de la empresa, que no solo habla de 270 personas sino que explica que los trabajadores tendrán turnos de 12 horas, algo que aquí por el momento no es legal”, comenta el representante de esta plataforma, apoyada por grupos políticos y asociaciones ecologistas y que trata de impedir que la mina se haga realidad y que ha presentado alegaciones al proyecto.

Baile de cifras

Lo cierto es que las cifras sobre los puestos de trabajo que puede llevar la mina a los municipios de Cabana de Bergantiños, Coristanco e Ponteceso han bailado bastante. El proyecto inicial presentado ante la consellería de Industria habla de 270 empleados, aunque solo para la fase de explotación. El alcalde de Cabanas llegó a hablar de 500 puestos de trabajo, mientras que desde la consellería de Industria se cifró unos 1.000 entre directos e indirectos.

La última cifra, la que aporta Feijóo, habla de 1.400 puestos de trabajo, que en cualquier caso tendrán una duración determinada. “Los 1.400 puestos de trabajo no se crearán, pero en cualquier caso, tendrán una duración de, como máximo 13 años”, comentan desde los colectivos en contra de la mina a cielo abierto.

Rentabilidad a 13 años


Efectivamente, el proyecto de Corcoesto tiene una vida marcada: 13 años. Tres se corresponderán con la preparación del terreno, infraestructuras e inversiones necesarias; ocho a la explotación de la mina, y otros dos para la clausura y cierre.

“¿Va a ser tanta la rentabilidad que se le saque a una mina a cielo abierto, que explotará más de 720 hectáreas y que provocará residuos peligrosos?”, se pregunta el diputado nacionalista Carlos Aymerich, contrario al inicio del proyecto. “El Parlamento europeo recomienda desde hace años no emplear cianuro en las operaciones extractivas”, comenta, recordando uno de los motivos que ha generado el rechazo de los colectivos ecologistas.

La Xunta cree que sí. Se ampara en su creencia de que no habrá bajadas en el precio del oro y en el potencial de la empresa Edgewater, que cotiza en la bolsa de Toronto.

Los detractores de la mina denuncian el deterioro medioambiental que traerá consigo la explotación así como los materiales que se emplearán en la búsqueda del oro. La empresa de Edgewater cuenta con otra explotación en Ghana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad