El conselleiro de Economía de la Xunta, Francisco Conde | EFE

La Xunta avala a Liberty: “Alcoa debe abandonar la planta de Cervo”

El vicepresidente segundo, Francisco Conde, abre la puerta a la intervención de la planta tras censurar los "Inteseses ocultos" de la compañía americana

La Xunta de Galicia quiere ver a Alcoa fuera de la gestión de la planta de aluminio de San Cibrao. El vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, ha asegurado que tanto el Gobierno autonómico como el central estudian “todas las vías” para que Alcoa "deje de operar la planta" de San Cibrao.

Según Conde no hay ninguna opción “cerrada”, incluida la de la intervención, para permitir que la multinacional americana “dé paso” a Liberty tras criticar que lo negó todo durante todo el proceso" y "traicionó en muchas ocasiones su propia palabra" y también "a las dos administraciones y a los trabajadores", de ahí la actual situación "de conflicto".

"Razones ocultas" de Alcoa

"Desconocemos las razones ocultas que tiene Alcoa para esta sinrazón", ha advertido, en una entrevista en la TVG que recoge Europa Press. "Imaginamos que simplemente lo que quiere es no tener un competidor en el mercado internacional y por lo tanto incluso afectar a la libre competencia", ha recalcado.

“A Mariña y Galicia quieren seguir produciendo aluminio primario", ha insistido Conde, por lo que ha avanzado una "respuesta contundente por parte de las dos administraciones". "Alcoa tiene que saber que, si elige el camino más difícil para abandonar la planta, tendrá a esas dos administraciones que darán respuesta a los trabajadores", ha incidido.

Abre la puerta a préstamos participativos

Partidario de "no precipitarse", el conselleiro ha señalado que ambos gobiernos estudiarán "todos los canales desde el punto de vista jurídico y administrativo" y, dentro de la legalidad, se moverán "en una dirección que no tendrá retorno y es que Alcoa debe abandonar la planta de San Cibrao". "Simplemente porque no quiere operarla y el sentido común dice que hay un operador que se llama Liberty House que sí tiene un plan industrial", ha apostillado.

"No se puede permitir que una planta competitiva quede fuera de los mercados por los intereses ocultos de una multinacional", ha remarcado Francisco Conde, antes de reiterar que habrá "que trabajar desde el conflicto porque fue el camino que eligió Alcoa" y de abrir la puerta a "la posibilidad de conceder préstamos participativos" para que Liberty se haga con las riendas de la factoría.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad