La Xunta asegura que la minera quería "revender" Corcoesto y "llevarse la plusvalía"

stop

El director xeral de Enerxía e Minas, una de las personas que acudió a las reuniones con fondos internacionales según Edgewater, considera "incomprensible" la estrategia jurídica de la multinacional

Ángel Bernardo Tahoces en una imagen de archivo | EFE

en A Coruña, 21 de abril de 2016 (13:59 CET)

¿Era un proyecto minero para reactivar la economía de la comarca de Bergantiños y generar 140 empleos o, como denunciaban los colectivos contrarios a la mina, el aprovechamiento de los recursos de Galicia por parte de una multinacional canadiense?

La Xunta vuelve a sacar al escenario una pregunta que ocupó la tesis de las asociaciones ecologistas y de ciudadanos que se opusieron a la mina de oro de Corcoesto y que tenían como primera tesis que Edgewater ofrecería empleo durante un plazo corto de tiempo, se llevaría el metal dorado y dejaría un problema, tierras inservibles por el cianuro y la actividad extractiva.

Ese era uno de los argumentos que manejaron Adega, Salvemos Cabana, la Sociedade Galega de Historia Natural, la Plataforma pola Defensa de Corcoesto, entre otros colectivos. Ángel Bernardo Tahoces, director xeral de Enerxía e Minas se apuntó este jueves a la tesis.

Vender los derechos mineros

En su opinión, Edgewater pretendía revender los derechos mineros y desentenderse de la explotación. Tahoces ha revelado que la Xunta recibió "muchas alegaciones" en las que "se dejó constancia" de que la empresa que quería explotar los terrenos "no tenía viabilidad económica", ya que "lo que pretendía era, precisamente, coger unos derechos mineros, revenderlos y obtener una sustancial plusvalía", señaló en declaraciones a Europa Press.

En realidad, no es esta una práctica extraña en la gran minería, donde existen sociedades junior exploradoras que, detectado el filón, cuentan con compañías de mayor tamaño para la fase de explotación. Sin embargo, nunca se planteó que Edgewater siguiese esta operativa.

Todo conforme a la ley

La demanda de la multinacional señala al propio Tahoces, al que atribuye un cambio "arbitrario" de las reglas del juego "sorpresivamente" después de haber obtenido la minera "todos los informes sectoriales favorables".

"Hemos tramitado el procedimiento conforme a la ley en todo momento y nosotros no hemos cambiado las reglas de juego en el último momento, ni muchísimo menos", zanja el alto cargo de la Xunta.

En este sentido, señala que "en todo momento nuestras actuaciones. desde un punto de vista administrativo. han estado respaldadas por informes concretos y específicos por la asesoría jurídica de la Xunta".

Tahoces no lo entiende

Sobre las acusaciones de la empresa a la Xunta de una "singular forma de proceder" en la tramitación del proyecto, en las que asegura que se le denegó el proyecto minero por su "negativa" a "ceder ante determinadas presiones", Ángel Bernardo Tahoces ha dicho "no entender la estrategia de defensa jurídica".

"¿Presiones de quién?, ¿de qué?, no sé lo que es esto, para mí no tiene significación alguna", ha asegurado en declaraciones a Europa Press. "No entiendo ni tan siquiera ese lenguaje ni esta estrategia de defensa jurídica por parte de la empresa, no lo entiendo, para mí es incomprensible e inintiligible lo que la empresa quiere transmitir", concluyó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad