La trastienda de Google: empleados sobrecualificados, burocracia y ausencia de días libres

stop

Ex empleados de la multinacional californiana cuentan los trapos sucios de un entorno laboral ultracompetitivo y alejado de los mitos que rodean a la empresa perfecta

Imagen de las instalaciones de la sede de Google en Mountain View, California (EEUU) / Reuters

en Barcelona, 04 de octubre de 2015 (12:10 CET)

Google es una de las empresas aparentemente más deseadas por los profesionales de todo el mundo. Pero más allá del mito que pinta un entorno laboral idílico (espacios para el tiempo libre, transporte ecológico en sus instalaciones, comida gratuita...), el día a día de la multinacional californiana es complicado y lleno de obstáculos, según revelan ex empleados de la compañía.

A partir de un hilo abierto en el portal Quora.com, muchos de ellos se han prestado ha contar el lado más desconocido de una empresa que describen como ultracompetitiva y burocratizada. Entre las críticas más comunes está la sobrecualificación de buena parte de los trabajadores, que acaban realizando tareas muy por debajo de sus capacidades. "Tener mucho talento no te garantiza un lugar en buenos proyectos, porque hay miles de personas igualmente inteligentes por delante en la cola y también infrautilizadas", escribe un ex empleado.

Otro comentarista apunta a la dificultad para poner en común los problemas reales de la empresa, dado el recelo y la falta de confianza entre compañeros. "Las discusiones objetivas son poco habituales, ya que todo el mundo defiende su territorio, y no está interesado en las opiniones de otros", escribe.

Sin vacaciones ni fines de semana

Uno de los mitos más extenidos en torno a este tipo de empresas es el espacio que otorgan a las ideas innovadoras y rompedoras, y a la gente que las impulsa. Sin embargo, al menos en Google, éstas sólo tienen cabida si obtienen resultados inmediatos y medibles. "Cualquier mejora no basada en una métrica exhaustiva resulta una absoluta pérdida de tiempo", explica un antiguo ingeniero de la compañía.

Otra de las señas de identidad de las empresas más  modernas es el tiempo libre y de ocio que dejan a sus trabajadores, imprescindible para rendir en las mejores condiciones. Pero nada más lejos de la realidad: "Nunca he conocido a nadie en Google que realmente se tomase tiempo libre en los fines de semana o en las vacaciones. Puede ser que no escuches a tu jefe decirlo (...), pero imponen esta filosofía haciéndolo ellos mismos", denuncia un ex trabajador de la multinacional.

¿Gente interesante?

La apuesta por el talento y la diversidad, sin importar el origen o la trayectoria del empleado, también es una de las ideas más utilizados para vender las bondades de este tipo de firmas. Un argumento desmentido por personas que conocen Google de primera mano. "Contratan a la misma persona una y otra vez", explica un usuario anónimo. "Mismo pasado, mismas 10 universidades, misma visión del mundo, mismos intereses", añade este profesional, quien asegura haber tenido dificultades para conocer a "gente interesante" en sus tres años en la compañía.

Otros de los usuarios de este portal de debate público --algunos de los cuales prefieren mantener su anonimato-- apuntan a problemas como managers con grandes capacidades pero sin capacidad de liderazgo, las dificultades para implementar cambios ágiles o lo problemático que resulta salir al "mundo real" una vez que dejas la compañía y te enfrentas a los retos que exige el mercado laboral más convencional. Y es que no todo es oro lo que reluce en el paraíso de Mountain View.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad