Funcionarios de prisiones en el Centro Penitenciario de Teixeiro (A Coruña) / EFE

La tesorera de Audasa, desde Teixeiro: ni riesgo de fuga ni blanqueo

La defensa de la extesorera de Autopistas del Atlántico, en prisión desde mayo, pide por dos veces su libertad desmontando parte de las acusaciones

La tesorera de Autopistas del Atlántico (Audasa), despedida en enero por la compañía y en prisión desde mayo por orden del Juzgado de Instrucción número ocho de A Coruña, se revuelve desde Teixeiro intentando por dos veces desmontar los argumentos que la mantienen en prisión, que en primer lugar esgrimió el juez y posteriormente mantuvo la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña en respuesta a sendos recursos de apelación presentados.

Acusada de una estafa que podría alcanzar los 1,7 millones de euros, falsedad documental y blanqueo de capitales, I.C.M. habla por el equipo jurídico que la defiende y, a la espera que concluya la fase de instrucción, se formalicen las acusaciones y se abra la fase de juicio oral, mantiene que su situación personal y la de su familia, con todas las cuentas bloqueadas desde el inicio de las investigaciones, despejan cualquier riesgo de fuga. A ello se une otro hecho que revela su defensa en los escritos presentados: ha quedado acreditada en la investigación llevada a cabo la inexistencia de fondos en el exterior.

Sin patrimonio en el exterior

"Lo cierto es que la investigada no desplazó ningún patrimonio al exterior y no puede contar con más bienes de los que ya son conocidos en la investigación de esta causa, debiendo entenderse acreditada su falta absoluta de capacidad económica, que le impediría sustraerse a la acción de la Justicia", afirma su defensa.

Para desmontar una eventual destrucción de pruebas, la defensa de I.C.M. subraya que "debe tenerse en cuenta que en mayo se procedió a la entrada y registro de la vivienda de la investigada, y en ese momento se produce la incautación de diversos efectos, constando todos en el atestado incorporado a los autos, en los que los agentes actuantes relacionaron con detalle los efectos encontrados en la vivienda".

¿Solo venta de joyas o blanqueo?

Otro de los aspectos en el que incide la defensa de la ya extesorera de Audasa es a la venta de joyas por parte de la acusada, que es uno de los aspectos que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña considera indiciarios de blanqueo de capitales, uno de los tres delitos de los que se le acusa.

La venta de joyas se realizó en establecimientos de compraventa de segunda mano, sostiene su defensa, "y es preciso indicar que tales operaciones constan en el atestado policial elaborado con motivo de la entrada y registro practicado en mayo, y datan de abril, posteriores por tanto a la efectividad del bloqueo del embargo de cuentas y productos bancarios de la familia, por lo que obviamente no responden a una intencionalidad de ocultación o destrucción de pruebas, sino a la necesidad de contar con efectivo para poder hacer frente a las necesidades ordinarias y gastos domésticos de la familia".

¿Y el paradero de los 1,7 millones?

Nada se sabe, según fuentes de la investigación, del paradero de esos 1,7 millones de euros que, presuntamente, la extesorera de Audasa estafó a la compañía. De acuerdo con la denuncia presentada por la propia compañía, la dinámica de actuación de la exterorera de la concesionaria de la AP-9 pasaba por desviar fondos de las cuentas de Audasa y de Autoestradas de Galicia a sus cuentas particulares.

El modus operandi, según la denuncia, pasaba por generar operaciones de pago de franquicias de seguros que no aparecían en la contabilidad de Audasa y que no correspondían con verdaderos siniestros. La operativa se habría llevado a cabo durante varios años, a través de casi unas 200 transferencias a una cuenta de Ibercaja, de la que era titular la ya extesorera.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad