La 'teledependencia' de Celta y Deportivo: Más del 65% de sus ingresos proceden de la televisión  

stop

El club herculino factura por retransmisiones nueve veces menos que el Madrid, al que se enfrenta este sábado; la Liga y el Gobierno ultiman un nuevo sistema pra lograr un reparto más equitativo

Tino Fernández, Carlos Mouriño, Josep María Bartomeu y Florentino Pérez

en A Coruña, 13 de febrero de 2015 (22:49 CET)

Desde hace ya bastantes años, casi desde que las plataformas de pago llegaron al fútbol, los ingresos por televisión son el principal sustento para la mayoría de clubes. La teledependencia afecta también a Deportivo y Celta, algo que dejó claro el presidente del club herculino, Tino Fernández, cuando dijo que el convenio con los acreedores solo se podía levantar permaneciendo temporadas en Primera División, donde los ingresos por este concepto se multiplican. El Dépor facturó por retransmisiones 3,2 millones en su último año en Segunda, la temporada 2013-2014; mientras que el presupuesto para este ejercicio anota unos ingresos 18 millones, casi seis veces más. Algo similar le ocurre al Celta, que prevé recibir 21,7 millones de las televisiones.


El peso específico de estas partidas es muy elevado. Ocurre casi siempre, excepto en los llamados clubes grandes, con un negocio más diversificado y con mayor masa social. En el caso del club vigués, los ingresos por televisión para este ejercicio suponen el 71,6% del presupuesto, que asciende a 30,3 millones. Es casi el mismo peso que en la temporada anterior. El Deportivo baja la proporción de manera notable. Tiene un presupuesto de 30 millones y el dinero de las televisiones supone el 60%. Si se suman los ingresos de los dos grandes equipos gallegos, los ingresos por retransmisión supondrían el 65,6% del total.

 

Así es la liga de los grandes


Esto no es ni bueno ni malo, hasta que se compara con lo que reciben los grandes clubes de fútbol. El Deportivo se enfrenta este sábado al Real Madrid, que percibió en la temporada 2013-2014 162,7 millones por derechos de retransmisión, nueve veces más. El Barcelona, el mismo año, ingresó 160,9. Pero los grandes tienen otras áreas de negocio sobresaliente, lo que acrecenta la distancia con el resto. Solo por match day el Madrid facturó en el último ejercicio 142 millones y otros 174 por marketing. Las mismas magnitudes ascendieron en el Barça a 128,5 millones y 160,9 respectivamente.

En los datos se mide claramente la distancia entre grandes y modestos. El Deportivo prevé ingresar 5,2 millones por abonados y socios y otros 5 por comercialización y publicidad. En la etapa de Augusto César Lendoiro el club herculino extendió sus áreas de negocio, con la incorporación de las Deportiendas, el Playa Club y la clínica. El área hostelera arrojaba en 2013, las últimas cuentas aprobadas, pérdidas superiores a los 376.000 euros, mientras que las otras dos filiales daban pingues beneficios, 9.000 euros las tiendas y 2.000 euros la Clínica Deportivista.

El Celta, por su parte, presupuestó 3,4 millones en ingresos por socios y abonados, y 4 millones más en publicidad y comercialización. La facturación de las tiendas y cantina se queda en los 900.000 euros.

Mitigar la desigualdad
 

El principal problema que los clubes de fútbol ven en la teledependencia no es el enorme peso de los ingresos por televisión en sus cuentas, sino la desigualdad. Que Real Madrid y Barcelona reciban siete veces más que los clubes de mitad de la tabla no parece sano para la competición. Por ello, está en marcha una modificación del reparto tradicional, en el que los equipos negociaban indiviudalmente la cesión de los derechos con excepción de aquellos que, por propia decisión, preferían agruparse.

La propuesta que ultiman el Gobierno y la Liga de Fútbol Profesional es centralizar las negociaciones, de manera que sería la Liga quién negociara todos los derechos y repartiría las ganancias. Aquí se incluirían los mecanismos correctores. Un 50% del dinero se repartiría de manera equitativa entre todos los clubes y el resto en función del palmarés deportivo y las audiencias televisivas, informa Expansión.

El modelo de negociación individual actual es el menos común en las ligas europeas, por no decir que España es una excepción.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad