La tecnológica Disahop dispara sus ventas a 433 millones por el negocio americano

stop

La firma de Oleiros, especializada en pagos telemáticos, sigue afianzándose en Latinoamérica y añade Ecuador a su lista de filiales

Stand y almacén de Disashop

en Vigo, 11 de mayo de 2015 (03:03 CET)

La desconocida multinacional gallega Disashop, fabricante y distribuidor de máquinas electrónicas de prepago (las usadas comúnmente en telefonía móvil para las recargas telemáticas de saldo o la lotería on line), ha triturado todos los récords de crecimiento y se ha situado con unos ingresos de 433 millones de euros y 32.000 terminales de venta en tan sólo diez años después de haber iniciado su expansión internacional por el continente americano. La firma empezó con 36 millones en ventas en 2004.

Su carrera meteórica a enormes zancadas, con una cifra de negocio media de 40 millones de euros más cada año y aparentemente inmune a la crisis, la sitúa entre las 20 primeras empresas gallegas por ingresos, un ránking en el que ganaría varios puestos si se agrupasen contablemente bajo la marca Inditex toda la constelación de sociedades textiles de la multinacional de Arteixo.

Con más de 300 empleados, la carrera industrial de Disashop es tan corta como fulgurante, a la vez que prácticamente desconocida por el gran público en España. Sería calificable, en términos acuñados por el informe Ardán, como una empresa gacela. Es una velocista que ha conquistado el mercado americano, empezando por su desembarco en el año 2005 en la República Dominicana a través de la filial Disa Consulting Dominicana. En tan sólo diez años, el mercado americano la ha proporcionado más del 50% de sus ingresos totales. Su objetivo es llegar al 70%.

Más de 10 millones de clientes

La progresión de los últimos años ha hecho avanzar a la compañía gallega en cerca de 100 millones de euros desde 2012 (cerró ese año con 323 millones de cifra de negocio) y en puntos de venta, pasando de los 20.000 a los 32.000 actuales, con más de 10 millones de clientes cada año y 500.000 transacciones cada 24 horas.

Disashop es propiedad de los gallegos José Otero, director general, Luis Miguel Fontal, que es el administrador único de la sociedad, y de José Manuel Díaz. Tienen, además, vínculos con otras empresas sin relación con la multinacional tecnológica, dedicadas a la construcción de tuberías revestidas fabricadas en Álava, al alquiler de activos inmobiliarios y a la gestión y explotación de medios telemáticos para la realización de apuestas en juegos de azar.

Cien compañías telefónicas

La desconocida firma de Oleiros trabaja con todos los grandes bancos del país y con más de 100 compañías telefónicas en todo el mundo. Este es, precisamente, el núcleo de su negocio, la instalación de terminales prepago para telefonía móvil y lotería on line, un negocio que en España tuvo su tirón hace unos años y que ahora engancha a los usuarios de cinco países americanos.

Si en 2005 dio su mayor salto al desarrollar su propia plataforma tecnológica y se constituyó su filial dominicana, más adelante, entre 2012 y 2014 fundó sus empresas dependientes en Estados Unidos, (USA Inc), Perú (Disashop Perú Sac) y Colombia (Colombia Sas), a las que acaba de añadir en marzo pasado la subsidiaria en Ecuador (Ecuador Services Oleiros SA).

Internacionalización

En pleno proceso de internacionalización americana, la empresa, constituida originariamente en Betanzos, se traslada a Oleiros, donde tiene su cuartel general desde 2014. Años antes se produce un cambio de denominación social, pasando de ser Disa Consulting S.L. a su razón social actual, Disashop S.L.

Además de la venta de terminales para la realización de operaciones de recarga en los teléfonos móviles nacionales e internacionales, la venta de tarjetas SIM, tarjetas telefónicas internacionales, Disashop ofrece medios de pago electrónicos, el pago de facturas y la venta de seguros. Todo un catálogo de servicios que se hacen desde varias plataformas data center pilotadas desde su recién estrenada sede de Oleiros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad