La tasa de Soria a las renovables podría dar la estocada al sector eólico gallego

stop

Fuentes de la patronal eólica explican que lo más probable es que los únicos proyectos que se mantengan sean los de las grandes empresas si se acaba por aplicar este impuesto

José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo

08 de julio de 2012 (21:41 CET)

El sector eólico de Galicia no pasa por un buen momento. En días pasados, la patronal gallega, EGA, aseguró que la gran mayoría de los proyectos en marcha no se llevarán a cabo en Galicia debido a la retirada de primas a la energía renovables y a las tasas que aplica la Xunta --Canon Eólico e Impuesto de Transmisiones Patrimoniales--.

Pero, a esta situación podría sumarse otra, que para fuentes del sector podría dar una estocada definitiva al desarrollo de los proyectos eólicos pendientes que hay en Galicia. El ministerio de Industria de José Manuel Soria prepara una inminente reforma del sector eléctrico para aliviar el déficit tarifario que podría traer consigo una tasa a la generación de energías renovables.

Ante esta situación, las asociaciones de los distintos sectores de energías renovables, APPA, Unef y Protermosolar, remitieron una carta la pasada semana pidiendo al Gobierno que cualquier medida que se tome para el sector debe guardar el máximo respeto a la seguridad jurídica.

Proyectos de pequeñas empresas

Desde la Asociación Eólica Galega (EGA) aseguran que, de momento, no harán ningún tipo de declaración sobre esta previsible tasa “pues los acontecimientos se están sucendiendo muy rápido y es necesario esperar”.

Sin embargo, fuentes de Appa, la Asociación de Productores de Energía Renovables, que tiene carácter estatal, asegura que la tasa podría dar al traste con muchos proyectos eólicos, sobre todo por aquellos que fueron concedidos a pequeñas empresas.

“Si se aplica esta tasa, muchas empresas no irán adelante con los proyectos porque no se puede ir en contra de la inversión. No se sabe exactamente hasta dónde puede llegar esta tasa, pero los rumores lo sitúan entre un 1 y un 10%, con los proyectos se quedarían sin apenas ingresos”, explican.

Desde Appa tienen claro, de aplicarse esta tasa, unido a la situación actual, las pequeñas empresas consiguieron megavatios en distintos concursos españoles --entre ellos el de Galicia-- pueden tener serios problemas.

Problemas con los bancos

“Y hay una cosa de la que no se habla y es de que muchas empresas eólicas consiguieron financiación de los bancos poniéndo el propio proyecto eólico como aval. No sabemos que va a pasar en este caso, si las empresas dejarán los proyectos a la banca como una dación en pago o qué va a pasar”, indican desde el sector eólico, que cree que se pueden generar problemas de "morosidad".

Desde la Xunta de Galicia, a pesar de los nubarrones, continúan optimistas, pues aseguran que todos los proyectos siguen adelante. La Administración y los concellos con parques comprometidos se agarran a que las empresas están sacando a diario sus proyectos de exposición. A pesar de todo, los ayuntamientos ya avisan del volumen de tasas que podrían dejar de ingresar en sus arcas si el eólico no va adelante.

Los grupos de la oposición a la Xunta, mucho más agoreros en este tema, sostienen que los proyectos eólicos son, hoy en día, “política ficción”.

14.000 puestos de trabajo

“En 2009 la Xunta nos vendió un concurso eólico que generaría en Galicia 14.000 puestos de trabajo. La verdad es que no está siendo así, y ahora mismo, no se pueden hacer cálculos teniendo en cuenta esto”, asegura el diputado nacionalista Fernando Blanco Parga.

“Que las empresas no renuncien a los proyectos no quiere decir que no los vayan a llevar a cabo. Ellos son propietarios de unos derechos de explotación y tienen una expectativa de negocio, por lo que se mantienen a la espera pero es impensable pensar que en un año se van a comenzar a construir los parques eólicos de los 2.323 megavatios que se adjudicaron”, dice el diputado socialista José Luis Méndez Romeu.

Líneas de evacuación

Ambos apuntan a que, uno de los datos que hace pensar en el escaso recorrido inmediato que tendrán los proyectos eólicos “es que ni siquiera hay líneas de evacuación para toda la electricidad que se podría generar”.

Si se pusieran en marcha los 2.325 megavatios del concurso de 2009, en Galicia estariamos hablando de una potencia que iría hasta los 6.500. “Esto precisaría una creación por parte de Red Eléctrica de nuevas líneas de evacuación que no están en marchan”, apuntan.

Se espera que previsiblemente este viernes el Gobierno ponga en marcha la tasa de generación a las eléctricas como parte de la reforma energética para acabar con el déficit de tarifa. Según EP, el contenido de la nueva medida podría ser avanzada el miércoles en el Congreso y aprobada por el Ejecutivo dos días después, en el Consejo de Ministros del viernes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad