Más de un millar de personas convocadas por los comités de Alcoa, Ferroatlántica y Celsa reclamaron en las calles de A Coruña un precio estable y competitivo de la energía para la industria / E.P.

La subasta también amenaza a las plantas de TPG de Cee y Dumbría

La dueña de las antiguas plantas de Ferroatlántica también pondrá en revisión su negocio en Costa da Morte tras la puja de interrumpibilidad

Las fábricas de Ferroatlántica en Cee y Dumbría, propiedad del fondo TPG, también van a acometer un proceso de revisión de sus inversiones tras los resultados de la subasta de interrumpibilidad celebrada esta semana por Red Eléctrica Española (REE) por mandato del Gobierno central. Igual que el resto de grandes consumidoras de energía, la dueña de las factorías de Costa da Morte carga contra el sistema seguido, que reducía fuertemente tanto los derechos de interrumpibilidad como, en consecuencia, el precio de los mismos. "Hemos vendido un 50% menos de los derechos de interrumpibilidad que en la anterior subasta y hemos visto como el precio de los mismos se reducía en un 90%", apuntan. "Este escanario aboca a la compañía a revisar sus planes de producción de cara al año que viene".

La compañía asegura que “los programas de producción para el 2020, ya estaban definidos y el resultado de la subasta nos obliga a revisarlos, ya que estimamos una caída de nuestras ventas debido a la falta de competitividad en el mercado global”. Esta falta de competitividad es debida a que el coste energético ha crecido un 25% con respecto a 2019, circunstancia que no se ha dado en otros países del entorno”.

Problemas también en Ferroatlántica en Sabón

"El resultado de la subasta de energía interrumpible ha sido demoledor para las empresas electrointensivas como la nuestra que han reclamado de manera continuada que se tomen medidas para que la industria española en general y gallega en particular pueda competir en igualdad de condiciones que sus competidores franceses o alemanes", apuntan. “Se antoja necesaria y urgente la entrada en vigor de un estatuto electrointensivo que permita a la industria tener un marco estable y le permita competir en igualdad de condiciones que las industrias europeas”, estiman.

Y todo esto mientras la última de las factorías de Ferroatlántica en Galicia, la ubicada en Sabón, se mantiene también en bilo a causa de la subasta eléctrica. Esta semana, la plantilla aseguraba que un resultado negativo podría derivar en la activación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte).

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad