La sombra del cierre planea sobre Alcoa A Coruña a pesar de volver a ganar dinero

stop

Se prevé que la factoría acabe el año con beneficios tras los números rojos de casi seis millones que registró en 2013

El ministro Soria en la planta de Alcoa en Cervo (Lugo)

25 de noviembre de 2014 (20:58 CET)

La amenaza de cierre planea sobre las fábricas de Alcoa en A Coruña y Avilés. El motivo ha sido el fracaso de la multinacional en la subasta de paquetes de servicios de interrumpibilidad, por el que el Estado abona una prima a los grandes consumidores de energía para que paren su producción en picos en los que se genera mucho consumo eléctrico. La compañía pone en duda que las dos fábricas sean viables sin estas bonificaciones, y esto, a pesar de que la factoría herculina logró este año superar los números rojos de 2013.

Los trabajadores tienen claro que la planta de aluminio de A Coruña es viable, a pesar de que la compañía tiene prácticamente paralizadas las inversiones en ella, y a pesar de los problemas que genera el precio de la energía y que han lastrado sus resultados desde hace varios ejercicios.

Beneficios en 2014

De hecho, en un reciente juicio derivado de una denuncia de las centrales sindicales por causa de los pluses de producción dados por la empresa a la plantilla, Alcoa Inespal A Coruña reconoció que en el ejercicio 2013 las pérdidas contabilizadas por la factoría fueron de 5,9 millones de euros. El precio de la energía y de las materias primas fueron los factores clave en el resultado.

Sin embargo, y según explican fuentes de la plantilla, compuesta por unas 350 personas, este año la situación es sustancialmente distinta. “En octubre nos informaron de que la planta tenía ya acumulados en el año unos beneficios de tres millones de euros, la previsión es que se finalice 2014, de nuevo con ganancias”, explican desde el sindicato CIG, que argumenta que el verdadero caballo de batalla ha estado siempre en las tasas energéticas. “El 35% de las pérdidas del año pasado se generaron solo entre los meses de noviembre y diciembre, y fue a causa del precio de la energía”.

Subasta extraordinaria

La plantilla de Alcoa en A Coruña tiene claro que, si no se va a una segunda subasta eléctrica que garantice la viabilidad de la factoría, la situación que se dibuja es crítica. El presidente del comité de empresa, Nazario Arias, de CCOO, explica: “Una segunda subasta nos permitiría ganar un año, pero debe empezarse desde ya a abordar una nueva regulación de la energía, porque eso nos daría estabilidad”.

Alcoa aspiraba en la subasta de Red Eléctrica a un bloque bonificado de 90 megavatios en A Coruña, cuatro para la planta lucense de San Cibrao, y otro más para el centro asturiano. Obtuvo solamente tres de los cuatro de San Cibrao.
El conselleiro de Economía e Industria de la Xunta, Francisco Conde, manifestó este martes que espera que la factoría coruñesa “pueda conseguir sus objetivos de retribución de cara al próximo año a través de una puja extraordinaria”.

“Mientras todavía haya capacidad de oferta hay posibilidad de celebrar una puja extraordinaria”, insistió Conde, quien aseguró que el Gobierno gallego trabaja tanto con las empresas como con el Ministerio de Industria con el fin de que se active una segunda subasta.

Soria se desvincula de Alcoa

No obstante, las últimas declaraciones sobre el tema del ministro del ramo, José Manuel Soria, no son especialmente halagüeñas. El popular ha manifestado que “todas las empresas han acudido a la subasta eléctrica en las mismas condiciones”, y que la situación interna de la compañía “depende única y exclusivamente de la propia empresa”.

"No hay que establecer ningún tipo de vínculo entre decisiones que se tomen en el ámbito interno de una empresa, sea cual sea, y un mecanismo que el Gobierno ha aprobado y que introduce mayor competencia entre las propias empresas", zanjó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad