La sicav del magnate indio Bhavnani está bajo mínimos pero Altia ni se inmuta

stop

Kalyani, el vehículo con el que entró en la tecnológica de Tino Fernández, reduce un 23,5% su capital en circulación después de rebajar a la mitad su patrimonio

Ramm Bhavnani y Tino Fernández

en A Coruña, 27 de enero de 2016 (05:05 CET)

Las sicavs caminan con ruido de fondo. No son los mejores tiempos para las sociedades de inversión a la que tan proclives son las grandes fortunas, debido a la inestabilidad política, incluída la propuesta programática de algunas formaciones de modificar su fiscalidad o, como en el caso de En Marea, directamente suprimirlas.

Kalyani, la sicav con la que el maganate indio Ram Bhavnani se hizo fuerte en Altia, ha informado a la CNMV de una reducción del capital en circulación del 23,5% durante el mes de enero, a través de una operación de venta de acciones que asumió la propia sicav. La misma que en 2014 adquirió un 1% de la tecnológica del presidente del Deportivo, Tino Fernández.

Cae el patrimonio de Kalyani

Kalyani ha adelgazado. Los últimos datos presentados ante el regulador mostraban un patrimonio de 115,6 millones al cierre del tercer trimestre de 2015. El informe de final de ejercicio todavía no se ha presentado. Suponía a alturas de septiembre reducir su patrimonio casi a la mitad, ya que había arrancado el año con 224,6 millones.

Los movimientos de Bhavnani, que tiene sillón en el consejo de Altia, no han afectado un ápice a la tecnológica. El inversor indio afincado en Canarias tenía un compromiso firme y a largo plazo con la compañía y parece que sus títulos se mantienen estables.

Al menos, en nada se ha visto afectada Altia, que ha visto como sus acciones seguían creciendo en 2015 y también con la llegada del nuevo año. En estos 27 días, se han revalorizado un 2,61%, alcanzando una capitalización de 86,6 millones, la tercera mayor empresa gallega por valor en bolsa después de Zeltia e Inditex.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad