La 'puntilla' a Fernando Martín: Jove todavía le reclama 80 millones en los juzgados

stop

El consejo de administración de Martinsa aprueba la liquidación de la inmobiliaria, que aún adeuda a Inveravante los terrenos mexicanos de Loreto, adquiridos en 2007 junto con Fadesa

Fernando Martín y Manuel Jove

A Coruña, 03 de marzo de 2015 (00:00 CET)

Tiempos duros, quizás los más complicados en el terreno empresarial para Fernando Martín, el presidente de Martinsa-Fadesa. La compañía se precipita de forma irremediable a su final después de que su consejo de administración aprobase poner en marcha la fase de liquidación. La firma no fue capaz de conseguir el respaldo unánime de los acreedores. Ninguno de los grandes bancos atrapados en su millonaria deuda se adhirieron a la propuesta de modificación de convenio presentado en el mercantil número 1 de A Coruña.

Ahora, ya sin marcha atrás, Fernando Martín pone fin a una empresa que apenas llegó a la década de vida. Y lo hace adeudándole a Manuel Jove, el empresario al que adquirió Fadesa en 2007 por 4.000 millones, más de 80 millones de euros correspondientes a unos terrenos mexicanos por el que llegó a llevarlo a los juzgados. La puntilla para el madrileño.

La enésima demanda que perdió contra Jove

El golpe de gracia que decantó la negativa de los grandes acreedores, además de la falta de confianza que suscitaba la propuesta de Fernando Martín, se produjo hace poco más de dos semanas. El Supremo desestimó el recurso de casación interpuesto por la promotora contra la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña de 2013 que rechazaba la demanda de responsabilidad civil por los supuestos perjuicios causados en 2007 por la compra de Fadesa.

Martinsa reclamaba 1.576 millones euros por la, a su juicio, incorrecta valoración de Fadesa, tanto a Manuel Jove como a Antonio de la Morena, presidente y consejero delegado de la antigua compañía.

Fadesamex

Jove, presidente de Inveravante, ganó una y otra vez en los juzgados todas las demandas que le interpuso Martinsa. Ahora, con la compañía ya abocada a la liquidación, el empresario gallego le reclama a Martín algo más de 80 millones de euros. Derivan de pagos que no llegó a realizar por unos terrenos en México.

En 2013, cuando la inmobiliaria volvía a derrumbarse y no era capaz de hacer frente al pago de la deuda concursal, Fernando Martín optó por una huida hacia delante en México. Allí la compañía posee la filial Fadesamex, que en septiembre de aquel año solicitó el concurso de acreedores. La sociedad adeudaba en aquel momento algo más de 80 millones de euros a Manuel Jove, lo que transformó al presidente de Inveravante en uno de sus principales acreedores.

Los terrenos de la polémica

Cuando se produjo la venta de Fadesa, en 2007, Martín compró también a la fortuna gallega unos terrenos situados en la localidad mexicana de Loreto. De la cantidad inicial se abonó tan sólo una pequeña parte y el resto se fue compensando con pagarés. Inveravante ya presentó, y ganó, una demanda contra Fadesamex por los impagos.

Los terrenos de Loreto tienen historia. Fernando Martín llevó a los juzgados una vez más a Jove, también por estos activos. Entendía que la extensión mexicana valía mucho menos de los 118 millones de euros en los que se cerró la venta. Una tasación presentada por Martinsa rebajaba su precio a tan sólo 10 millones. Pero también en esta ocasión perdió el madrileño. El juez desestimó la totalidad de la demanda.

¿Volverán a manos de Jove?

Fuentes del entorno de Jove aseguran que desde Inveravante se espera con calma el devenir de los acontecimientos. Primero se verá qué es lo que ocurre con el proceso de liquidación de Martinsa. Luego, lo que pasará con Fadesamex.

La posibilidad de que los terrenos de Loreto puedan volver a manos de Jove se antoja complicada. La ley concursal mexicana dista en algunos aspectos de la española. Con la liquidación de la sociedad, sus activos no se repartirán entre los acreedores, aunque si existe la posibilidad de que se pongan a la venta las acciones de la sociedad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad