La precariedad de los técnicos de Telefónica: 600 euros al mes por siete días a la semana

stop

La última rebaja salarial precipitó una huelga que ha multiplicado las quejas de los usuarios y dejado sin servicio a varios municipios

Protesta de los técnicos de Telefónica

en Barcelona, 18 de abril de 2015 (15:11 CET)

Los trabajadores que instalan telefonía para Movistar siguen en pie de guerra. El pasado jueves, Comisiones Obreras y UGT mandaron un mensaje de optimismo tras acordar una serie de reuniones con Abentel, Abengoa, ITC, Cobra, Cotronic, Liteyca, Teleco, Elecnor, Montelnor y Comfica --las ya populares subcontratas de Telefónica-- con el objetivo de mejorar las condiciones laborales de miles de trabajadores. Pero aquella buena disposición a negociar no ha parado las protestas por la precaria situación de los técnicos.

Según relatan fuentes sindicales, la situación de los trabajadores ya era mala, pero ha ido a peor. Anteriormente, el nivel salarial podía alcanzar los 800 o 900 euros, trabajando de lunes a sábado. Comisiones Obreras explica que actualmente un trabajador puede destinar los siete días semanales a los servicios de Telefónica para cobrar poco más de 600 euros a final de mes. Los contratos se han revisado a la baja.

Condiciones precarias

Los sindicatos entienden que la estructura utilizada por la compañía está pensada para favorecer la precariedad. Hay, de entrada, una distinción entre los trabajadores de Telefónica y las contratas que provocó denuncias de los propios empleados durante la huelga. Acusan a la compañía de intentar cubrir el trabajo que dejaban de hacer los huelguistas con su propio personal. Este sistema, según los sindicatos, es habitual en la compañía.

A ello se suma la multiplicidad en la tipología de contratos que atañen al mismo servicio y que van desde los autónomos a contratos por obra y servicio, junto a distintos modelos de temporales. Los trabajadores reciben instrucciones de la tarea a realizar y se desplazan para llevar a cabo el trabajo, en el caso de los autónomos, asumiendo los gastos de transporte y poniendo el material. Los empleados de Telefónica para el mismo servicio tienen un convenio propio con mejor nivel salarial.

Se disparan las quejas

Telefónica se ha desmarcado de la negociación y ha descargado la responsabilidad en las subcontratas, pero lo cierto es que la huelga ha impactado en su imagen y servicio. Las quejas al servicio de atención al cliente Atento por averías se dispararon durante el paro, pasando a suponer cerca del 50% de las consultas realizadas cuando anteriormente no superaban el 10%, informa El Pais.

El municipio catalán de Torrelameu estuvo una semana sin servicio, esperando a que repararan el cable de red.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad