La Policía halla  en un vertedero archivos confidenciales de empresas gallegas

stop

Abre una investigación a la gestora de destrucción documental Integral Data tras descubrir los ficheros en una nave abandonada a las afueras de Vigo

Integral Data se dedica a la destrucción confidencial de documentos

en Vigo, 16 de marzo de 2015 (00:38 CET)

La Policía está investigando el hallazgo en un vertedero improvisado de numerosos ficheros en formato papel que contienen abundante documentación clasificada de empresas gallegas en activo. Los archivos secretos fueron arrojados y esparcidos en una zona situada al lado de una antigua nave de producción cerámica, emplazada a las afueras de Vigo y abandonada desde hace muchos años. El descubrimiento del material sensible fue realizado de forma casual por vecinos de la zona. La Policía, según pudo saber este medio, ha abierto diligencias para esclarecer el asunto y busca el punto origen de un vertido que ha podido comprometer la seguridad interna de numerosas compañías cuyos papeles han podido salir a la luz.

Los documentos intervenidos por los agentes de la policía estaban dentro de unos contenedores especiales, ocultos en una zona poco transitada, llena de maleza y abandonada desde hace muchos años. En ellos aparecen entremezclados numerosos registros privados de los libros internos de empresas gallegas, que, en teoría deben manejarse por gestores especializados, lejos de ojos ajenos no autorizados. En el centro de las pesquisas policiales, según pudo saber Economía Digital, está la firma mosense Integral Data, al parecer, responsable de la gestión de los archivos confidenciales de las empresas cuyos datos han aparecido esparcidos por el suelo. Contrariamente al circuito habitual que deben seguir los documentos para su recogida y posterior destrucción en una planta de tratamiento especializado, en esta ocasión, han aparecido en los aledaños de la vieja instalación industrial, sin que, de momento, hayan trascendido las causas.

Inquietud y malestar

El hallazgo policial ha generado malestar, pero sobre todo inquietud, entre las empresas que contratan los servicios de Integral Data. Esta tiene acuerdos con numerosas firmas gallegas de los sectores sanitario y bancario, así como con notarías y organizaciones sociales, además de grandes empresas del sector de las telecomunicaciones. La firma posee un sistema propio de recogida de documentos para su posterior destrucción, con vehículos y contenedores especialmente diseñados y equipados para estas labores. Integral Data empezó sus trabajos en la década pasada, siendo fundada por tres socios procedentes de sectores dispares, pero nucleados en torno a un empresario principal –y socio mayoritario- del sector de las telecomunicaciones.

Según la versión conocida por este medio, varias de las empresas afectadas por el vertido de su documentación han presentado quejas formales a la dirección de Integral Data, solicitando una explicación convincente y plausible sobre lo sucedido. En algunos casos también han decidido presentar una denuncia ante la Policía para que el procedimiento policial siga su curso y se depuren todas las responsabilidades que pudieran desprenderse de lo sucedido. Integral Data podría haber incurrido en varias irregularidades contrarias al estricto tratamiento de datos al que obliga la Ley Orgánica de Protección de Datos, sin perjuicio de la responsabilidad penal acumulativa derivada de una investigación que pudiera iniciar el Ministerio Fiscal.

Cadena de custodia

Según la normativa vigente, la responsabilidad de lo sucedido es preventivamente atribuible a la propia empresa que custodia la documentación de las compañías que la contratan previamente como proveedora de servicios, ya que supone una importante grieta en sus protocolos de seguridad que debe mantener en todo momento. Incluso si fuese una fuga de seguridad producida en la propia empresa, a su vez, por ser objeto de un sabotaje interno, la firma especializada que se encarga de la custodia de los archivos es enteramente responsable del control y la verificación de la documentación, cuya tutela tiene encargada en función de los contratos suscritos con sus clientes.

Integral Data cuenta, para cerrar su ciclo destructivo, con una nave de almacenamiento previo y con una planta propia en Mos. La instalación está oculta desde la carretera principal que atraviesa un polígono industrial en el citado municipio. Aquí se gestiona y finalmente se destruye todo el material procedente de sus clientes. La instalación de Integral Data posee capacidad para asumir trabajos de otras firmas del sector, y, de hecho, trabaja para otras compañías que no cuentan con esta gran planta de destrucción del material sensible. Una vez triturado todo el material que debe destruirse, es, a su vez, vendido a otras empresas de tratamiento como material reciclable para su transformación en papel limpio en el mercado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad