Alberto Núñez Feijóo, en la presentación de la nueva Peugeot 2008, que será ensamblada en el centro de PSA en Vigo

La plantilla de PSA teme que la fusión con Fiat provoque cierres

Los trabajadores de la fábrica de PSA de Vigo acogen con cautela el anuncio de su grupo de una posible fusión con Fiat

Con "cautela", pero vigilantes. Así han acogido los sindicatos de la factoría de PSA en Vigo el anuncio de que el grupo galo haya decidido entablar negociaciones con Fiat Chrysler para fusionarse y crear un gigante de la automoción, en un movimiento que, de llevarse a cabo, esperan que no provoque el cierre de ninguna factoría.

La representante de UGT, Ana Belén Valiño, no ha querido realizar este miércoles una "valoración precipitada", por lo que ha asegurado que este jueves su sindicato pedirá a la dirección de la empresa más información, ya que "se ha enterado por la prensa y por un correo de la compañía".

"Siempre y cuando se respeten las condiciones de los trabajadores y no conlleve una pérdida de empleo o una medida traumática lo valoramos positivamente, si se trata de una medida de refuerzo, para reforzar el grupo", ha subrayado Valiño en declaraciones a Europa Press. La dirigente sindical constata la "tendencia" en los últimos años de que las grandes marcas se agrupen para "reducir competencia". "Siempre que sea para mejor no lo veríamos mal", ha sentenciado.

"Abaratar costes"

Para el representante de la CUT, Vitor Mariño, desde el punto de vista empresarial una posible fusión sería una "buena noticia" porque "ayudaría a competir con grandes grupos" y a "abaratar costes".

Sin embargo, tal como ha declarado a Europa Press, desde el punto de vista sindical podría implicar "el cierre de alguna fábrica y la pérdida de empleos". "Entendemos que es lo que suele pasar cuando hay fusiones entre bancos, por ejemplo. Las consecuencias podrían ser que en países donde hay muchas fábricas (como es el caso de España) podría darse el cierre de alguna de ellas", ha lamentado.

En este sentido, se ha mostrado a la "expectativa" de tener más información sobre el tema para realizar un "análisis más amplio" de la situación, pero ha augurado que desde el punto de vista social "tendrá consecuencias" si la política de FCA "es la de pelear entre plantas" como, a su juicio, es la de PSA.

"Quedarán cuatro o cinco marcas"

En la misma dirección han ido las declaraciones del responsable de Industria de Comisiones Obreras (CC.OO.), Celso Carnero, quien ha declarado estar "a la espera" de lo que pueda ocurrir, aunque desde su sindicato "hace tiempo que han analizado el sector, donde ya se preveía este tipo de fusiones".

Para él, en un futuro a nivel mundial "quedarán cuatro o cinco marcas importantes" de coches. "El cambio de modelo hacia el futuro vehículo eléctrico y las limitaciones en las emisiones de gases, son las que impulsan la aceleración de las fusiones entre marcas. En el trasfondo de estas fusiones está la agrupación de proveedores de componentes para buscar el abaratamiento de los mismos", ha sentenciado Carnero.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad