La plantilla de la fábrica de armas, molesta con Defensa: “Que no se repartan el botín”

stop

Los trabajadores esperan reunirse en breve con el ministerio ya que “tiene mucho que decir” en el futuro de Santa Bárbara

Manifestación de los trabajadores de Santa Bárbara / EFE

23 de febrero de 2013 (01:00 CET)

La próxima semana será clave para despejar el futuro de la histórica fábrica de armas de A Coruña. General Dynamics parece decidida a poner en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 700 personas en toda España y que tendrá como consecuencia el cierre de la factoría coruñesa. Sin embargo, en Galicia, por una vez, todos los grupos políticos se han puesto de acuerdo en la defensa de la planta. El martes, el conselleiro de Economía, Francisco Conde, mantendrá una reunión con responsables de la multinacional norteamericana. Pero falta que el Ministerio de Defensa se pronuncie. Su silencio no agrada a los trabajadores, que esperan una reunión en breve.

La plantilla de A Coruña --de 172 personas-- agradece el frente común que se está creando para evitar el cierre de Santa Bárbara, aunque recuerdan que es fundamental que Defensa intervenga. El ministerio es el principal comprador de toda la producción de Santa Bárbara y además es el dueño de los terrenos de Palavea sobre los que se asienta la factoría. El hecho de que, esta semana, aventurase que la enajenación de los terrenos --de casi 200.000 metros cuadrados en la entrada de A Coruña-- son una opción a barajar para un ministerio que ha venido sufriendo consecutivas reducciones de presupuesto no ha gustado a los trabajadores.

Declaraciones polémicas

“Me molesta especialmente como trabajador que ya estén pensando en las posibilidades de repartirse el botín cuando ni siquiera ha finalizado la negociación y no se sabe si la fábrica cerrará o no. Lo que es preciso es que Defensa hable, porque ella se ha llevado mucho tiempo el 90% de la producción de A Coruña”, explica Xavier Riobóo, representante en el comité de empresa por el sindicato CIG.

Tampoco han gustado lo más mínimo las declaraciones del delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, quien dijo que al tratarse de una empresa privada, “el Ministerio de Defensa no tiene absolutamente nada que decir en esta cuestión”. La pretensión de paralizar la producción a partir del próximo 13 de marzo “es un aspecto que incumbe a una empresa en el ámbito puramente empresarial”, dijo.

Recomprar Santa Bárbara

“Esas declaraciones lo único que hacen es descalificarlo. El Ministerio de Defensa tiene mucho que decir porque está en juego un sector que es muy importante para él y puede desaparecer en toda España, no solo en A Coruña. Si se aprueba el ERE, la empresa se quedará con 600 trabajadores, a los que, además, se les aplicará un expediente de regulación temporal para dos años. ¿Esa será la empresa que abastezca al Gobierno?”, reflexiona el presidente del comité de empresa, Roberto Teijido.

El comité intercentros espera, en breve, poder reunirse con responsables del ministerio. “Yo voy a ser radical. A lo mejor lo que tienen que hacer es volver a quedarse con una empresa que malvendieron hace diez años”, añade Teijido.

Movilizaciones

Con el ministerio descolgado del conflicto, por el momento, la plantilla de la factoría apela al apoyo de las instituciones gallegas. Xunta, Parlamento, Diputación y Ayuntamiento de A Coruña parecen volcados. El mismo día que el conselleiro de Economía, y el Igape, se reunirán con General Dynamics, representantes de todos los municipios afectados por el ERE en Santa Bárbara Sistemas se reunirán en Madrid con el comité intercentros.

Este viernes, al terminar la reunión con Conde, los trabajadores celebraron una asamblea en la que fijaron un calendario de movilizaciones que pretende ser complementario a las negociaciones políticas. Así, acordaron un encierro de 48 horas la semana que viene y una huelga también de 48 horas para la primera semana de marzo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad