La patronal evita la quiebra sobre la bocina

stop

Antonio Dieter saca adelante el plan de viabilidad con una fuerte abstención, pero sin votos en contra

Antonio Dieter Moure, presidente de la CEG

en A Coruña, 21 de junio de 2016 (19:49 CET)

La Confederación de Empresarios de Galicia ya tiene el ansiado plan de viabilidad, la primera medida de calado del mandato de Antonio Dieter, que se ha encontrado con la gigantesca misión de reflotar la institución y evitar el concurso de acreedores.

La cita de este martes era un ser o no ser. Si la hoja de ruta para el rescate financiero de la patronal no salía adelante, la CEG se vería obligada a suspender pagos al no contar con tesorería suficiente para atender las facturas, fundamentalmente las nóminas y la hipoteca de la sede de Compostela.

Los empresarios han votado con estas terribles consecuencias en la cabeza y el plan de viabilidad, que la mayoría considera insuficiente, ha salido adelante. Lugo y parte de Pontevedra se han abstenido en la votación. Han dejado hacer. A Coruña, Ourense y buena parte de las sectoriales han respaldado el plan. El resultado en asamblea fue de 88 votos a favor y 72 abstenciones.

Se activan los ocho despidos

Antonio Dieter tendrá ahora que volver a los bancos con la nueva hoja de ruta bajo el brazo para lograr la refinanciación de la hipoteca, lo que aliviará considerablemente los gastos de la CEG. Las negociaciones con las entidades se retomarán el jueves. La financiación bancaria de 1,3 millones se complementará con ocho despidos y una reducción salarial para 11 de los 12 empleados que quedarán en la institución, en proporciones que van del 5% al 30% para el sueldo más elevado.

El secretario xeral fue el encargado de seleccionar qué personal saldrá de la institución en función de los programas que dejará de realizar la CEG, como el Galactea o el Eurest. La reducción salarial fue uno de los motivos de disputa, pues parte de los empresarios solicitaban una rebaja de hasta el 50% en el salario más elevado, que es el que corresponde, precisamente, al secretario xeral y que supera los 100.000 euros anuales.

El presupuesto, en septiembre

Antonio Dieter calificó la aprobación del plan de viabilidad como un acto de respondabilidad. "Todos habríamos hecho un plan distinto, cada uno con sus matices, pero estábamos en un match ball", explicó a este medio. 

Además de la decisiva negociación con los bancos, la patronal deja pendiente de aprobar los presupuestos para el presente ejercicio, que previsiblemente se abordarán en una nueva reunión de la asamblea, la tercera del año, después del verano. El presidente restó importancia a esta medida, pues entiende que el presupuesto "ya viene determinado por el plan de viabilidad".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad