La patronal esquiva la amenaza de la 'Operación Campeón'

stop

La juez archiva las actuaciones contra López Vázquez, elegido por Alvariño para coordinar las confederaciones provinciales

José Manuel Fernández Alvariño | EFE

07 de febrero de 2014 (22:48 CET)

Un problema menos para la patronal en el difícil aterrizaje de la nueva directiva capitaneada por José Manuel Fernández Alvariño. Uno de los apoyos del empresario vigués para asaltar el trono en el que se sentó durante doce años Antonio Fontenla fue el secretario xeral de los empresarios lucenses, Jaime Luis López Vázquez, miembro del comité ejecutivo y coordinador de las confederaciones provinciales en el nuevo organigrama de la CEG.

Es el hombre fuerte de la patronal de Lugo, que sigue sin presidente y se estructura a partir de un consejo de administración. Por su cargo en la secretaría xeral, López Vázquez está llamado a jugar un papel importante en la etapa de Alvariño, que alcanzó la presidencia prometiendo más peso y responsabilidad para las provinciales, discurso que apoyaron en Pontevedra, Ourense y Lugo. Pero López Vázquez, ex socio de Jorge Dorribo, cargaba en su curriculum con la investigación de la jueza Estela San José, que lo implicaba en la Operación Campeón. Esta semana, el empresario ha cerrado una de las páginas abiertas por sus problemas con la justicia.

Imputado e inhabilitado

En un auto emitido el pasado jueves, la titular del juzgado de instrucción número 3 de Lugo, Estela San José, decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones contra Jaime Luis López Vázquez. Atiende así a una petición de la Fiscalía, que entiende que, tras analizar los informes de Vigilancia Aduanera y las conversaciones telefónicas intervenidas, no hay indicios que impliquen al secretario de los empresarios lucenses en “las diversas irregularidades contables que los administradores solidarios de Nupel encomendaban llevar a cabo para ocultar la verdadera situación contable de la empresa”.

López Vázquez había sido imputado por la jueza en el marco de la operación Campeón. Pero además, el pasado dos de abril, la titular del Juzgado de Primera Instancia número dos de Lugo, Ángela Galván, en sentencia firme, decidió inhabilitar a López Vázquez para “administrar bienes ajenos por un período de dos años, así como para representar o administrar a cualquier persona”. En este caso, la investigación judicial derivaba del concurso culpable que afrontó Innova Farmacéutica del Norte SL, administrada por Jorge Dorribo y que contaba con Jaime Luis López Vázquez y Eduardo Amigo Díaz como administradores de derecho.

La relación con Alvariño

La complicada situación judicial que atraviesa López Vázquez no ha condicionado, hasta el momento, los movimientos del presidente de la patronal. Alvariño, como reconoció a este medio, asumió que eran los empresarios de Lugo quienes debían decidir sobre su secretario y que mientras ocupase el puesto en la confederación provincial seguiría jugando un papel relevante en la CEG.

El empresario vigués llegó a presidir la patronal con un mensaje de unidad que concitó los apoyos de Lugo, Ourense y Pontevedra. Pero este apoyo tiene un precio y unas demandas que lo obligan a hilar fino para poner en marcha la reforma prometida y todavía pendiente, que debería dar forma a una CEG con mayor peso de las confederaciones provinciales.

López Vázquez, como enlace entre la patronal gallega y los órganos de cada provincia, debería jugar un papel importante en la comunión que busca Alvariño. Pero será el tiempo quien lo diga. Por el momento, el presidente de la CEG se ocupa en cerrar un convenio con la Xunta para la red de centros en el exterior, cuadrar las cuentas de la patronal y ganar oxígeno para enfilar la ambiciosa reforma que prometió.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad