La patronal del juego teme que los casinos de Comar y Egasa "destrocen" el sector

stop

Las salas anexas que acaba de regular la Xunta concentrarán la oferta, podrán publicitarse y tendrán mayor amplitud de horarios, lo que supondrá una competencia feroz para los salones tradicionales

Casino Atlántico y Casino A Toxa, de lo gigantes gallegos del juego, Comar y Egasa

en A Coruña, 11 de junio de 2016 (00:36 CET)

La batalla judicial que libra José Collazo, el magnate del juego de Comar, con dos patronales  por su nuevo casino en Gran Vía, sucursal del centro de Aranjuez, tiene resonancias en Galicia. El reglamento aprobado por la Xunta abre la puerta a que el Casino Atlántico (A Coruña) y el de A Toxa, puedan abrir salas adicionales en núcleos urbanos, que previsiblemente, serán Vigo o alrededores --para la sala que gestionan Egasa y Cirsa-- y Santiago para la del grupo Comar.

La presencia de un espacio que concentra las distintas modalidades de juego, el buque insignia del sector, genera una competencia feroz para los salones tradicionales ubicados en sus inmediaciones, que compiten en desigualdad de condiciones al contar con menos espacio, no poder hacer publicidad y tener un horario más limitado.

Más oferta y más concentrada

Esa es al menos la opinión de la patronal del juego Ageo (Asociación Gallega de Operadores de Juego) que augura importantes turbulencias en el sector con la apertura de las nuevas sucursales y con el riesgo de que su actividad "machaque" al resto de operadores en su ámbito de influencia, pues difícilmente podrán competir en igualdad de condiciones.

El casino no sólo incluye las mesas de juego, sino también la posibilidad de instalar salas de máquinas, incluídas las de tipo C, que tendrán el gran espacio como elemento de atracción. La única limitación se establece a las mesas, que no podrán ocupar más del 80% de la superficie destinada a esta misma oferta en el casino matriz. La instalación de máquinas se rige por la pauta genérica de una por cada 2,5 metros cuadrados de la superficie total de la sala.

Por lo tanto, los nuevos casinos con facilidad superarán y ampliarán la oferta de los salones y de manera concentrada en un mismo espacio.

Reglamento sin consenso

Serafín Portas, presidente de Ageo, señala que en la patronal hay sensibilidad con las necesidades de "flexibilidad" que requerían los casinos de A Toxa y A Coruña, si bien, le hubiera gustado que la normativa fuera "consensuada con el sector", para evitar daños en los pequeños operadores.

En su momento, la patronal había abogado porque los nuevos casinos que se implantasen en Galicia tuvieran como trámite previo un concurso público en el que todas las empresas compitieran en igualdad de condiciones.

¿Galicia... como Madrid?

La regulación de las salas adicionales, como hiciera Esperanza Aguirre en Madrid en beneficio de Comar y del casino de Torrelodones, favorece a los casinos preexistentes, en el caso gallego, el de Cirsa/Egasa y el Atlántico de José Collazo, sin que existan más que puedan acogerse a la norma.

Sobre la posibilidad de que la patronal gallega recurra a los tribunales como hicieron Asenar (Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos) y Aejoma (Asociación de Empresarios de Establecimientos de Juego y Ocio de Madrid) con el casino Gran Vía de Comar, Portas dice que es pronto, pero que mantienen "todas las posibilidades abiertas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad