Antón Arias, presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia / Xoán Rey (EFE)

La patronal aplaza ‘sine die’ su reforma

stop

La Confederación de Empresarios de Galicia desiste de convocar a la asamblea el 28 de noviembre, como anunció, y buscará un mayor consenso

en A Coruña, 20 de noviembre de 2017 (19:34 CET)

La asamblea de la patronal que debería dar luz verde o rechazar la reforma de los estatutos, un cambio a fondo en el funcionamiento de la institución que implicaría la incorporación de una presidencia rotatoria, no se celebrará finalmente el 28 de noviembre. Esa era la fecha que anunció la patronal gallega en un comunicado después de la reunión del comité ejecutivo en octubre, al que no acudieron las provinciales de Ourense y Pontevedra.

Sin embargo, la asamblea no fue convocada. Según informan en la Confederación de Empresarios de Galicia, no hay una fecha prevista para su celebración y en su momento se realizará la pertinente convocatoria. Otras fuentes indican que el máximo órgano de decisión de la CEG no podrá convocarse sin que se reúna previamente la junta directiva y avisando a los asociados con 15 días de antelación. En todo caso, la fecha del 28 de noviembre está descartada.

Falta de consenso

Aunque en la patronal no dan explicaciones respecto a los motivos, fuentes próximas a la línea oficial de Antón Arias aseguraron a Europa Press que en los próximos días se celebrarán reuniones importantes de cara a lograr un mayor consenso en la reforma. Las dos provinciales del sur, Pontevedra y Ourense, rechazaron el documento y achacaron a Arias que no estaba consensuado.

En esta línea se mantiene Pontevedra, quien manifestó este lunes a través de su presidente, Jorge Cebreiros, que no está de acuerdo "ni en el fondo ni en las formas" con esta reforma, al considerar "antidemocrático y excluyente" el cambio que impulsa la dirección en las normas de juego de la CEG. Según Cebreiros, la patronal no ha abierto ninguna vía de negociación con los empresarios de Pontevedra hasta el momento.

Además de la incorporación de una presidencia rotatoria, la propuesta de reforma de los estatutos elimina la junta directiva y cambia el nombre de la institución por Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) CEOE-CEPYME Galicia. Entre las críticas al documento, una de las más recurrentes es que resta peso a las sectoriales y que menoscaba la democracia interna, al establecer presidentes por turnos.

Hemeroteca

CEG
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad