La parálisis de la negociación pone en jaque los convenios colectivos gallegos

stop

La CIG cree que un 80% de los trabajadores del comercio "tiene sus acuerdos laborales pendientes de un hilo"

Las familias apuestan por marcas blancas y ofertas para capear la crisis

17 de febrero de 2013 (23:31 CET)

Comercio textil, vario, de alimentación, del pescado fresco, metal, instalaciones deportivas... Son algunos de los convenios que patronal y sindicatos deben negociar antes de mediados de año en Galicia para evitar que los acuerdos de referencia expiren y los asalariados tengan como único marco el Estatuto de los Trabajadores que fija en 641,40 euros el salario mínimo interprofesional.

Sin embargo, los sindicatos aseguran que la patronal les está poniendo difícil la negociación. Las centrales sostienen que la estrategia de los empresarios es dejar que los sectores pierdan sus convenios de referencia evitando llegar a ningún tipo de acuerdo. “Para eso, nada mejor que dejarnos sin interlocución”, explican desde el sindicato CIG. “Por ello es por lo que la patronal se está disolviendo en muchas mesas de negociación. Si no hay con quien hablar, no hay convenio que negociar”, reflexionan.

Disoluciones de la patronal

Eso es lo que acaba de pasar en la negociación del convenio de comercio textil en Ourense, que puede afectar a unos 7.000 trabajadores en la provincia. “El plazo de negociación que tenemos es hasta junio pero, por el momento, no podemos decir que tengamos muchas novedades, más allá de que la patronal se ha disuelto y no tenemos con quién negociar por el momento”, explica Manuel Gónzález Cacheiro, de CCOO.

Ante el aumento de las disoluciones de patronales, los sindicatos proponen negociar a través de la Federación de Comercio para poder evitar la parálisis de la interlocución.

La crisis rompió los convenios


El enrocamiento de las negociaciones arroja unos datos alarmantes. Según asegura Pedro Pérez, responsable de convenios colectivos en la CIG, “entre un 70% y un 80% de los trabajadores gallegos del comercio tienen su convenio colectivo en jaque”.

Lo cierto es que la caída de la firma y revisión de convenios de trabajadores es una constante desde la aparición de la crisis. Según los datos facilitados por Eladio Romero, secretario xeral de Acción Sindical de UGT, hasta el 30 de noviembre de 2012 se firmaron y revisaron en Galicia 127 convenios colectivos, de los que 12 eran de carácter autonómico y el resto provinciales. Los trabajadores afectados fueron 54.941. Solo 12 meses antes, en 2011, se firmaron y revisaron 164 convenios que englobaban a 205.000 trabajadores en la comunidad.

Los datos distan mucho de los de 2007. Entonces se firmaron 250 convenios que dieron cobertura a 367.234 empleados. 

Acuerdos estatales

Además, de los acuerdos laborales que se discuten por provincias, existen muchos otros convenios que son negociados a nivel estatal, como el de la confección textil. Según denuncian los representantes de los trabajadores, estos han sido gravemente perjudicados por la aprobación del reciente acuerdo de los grandes almacenes.

Este fue firmado por la patronal del sector, Anged, y los sindicatos Fetico y Fasga ante las críticas del resto de centrales. Entre las nuevas condiciones pactadas, una de las más controvertidas estaba en la supresión de la compensación de los festivos y domingos, además de la congelación salarial hasta 2016.

"No solo perjudica gravemente a 230.000 empleados del sector sino que sienta un precedente nefasto en las negociaciones del resto de convenios que quedan pendientes, como el del comercio textil y el de comercio de alimentación”, explica Isabel Castaño, secretaria xeral de Comercio e Hostelería de CCOO en Galicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad