La parálisis de Barreras provoca el cierre de una de sus mayores auxiliares

stop

Carenaga entra en liquidación y deja en la calle a otros cien trabajadores del naval

navantia

10 de octubre de 2013 (03:26 CET)

El maltrecho sector naval sigue encajando estocadas. La última estaba anunciada. Carenaga, una de las empresas auxiliares más reconocidas del naval vigués, que llegó a contar con 150 trabajadores entre fijos y eventuales, entró en fase de liquidación, según consta en el Registro Mercantil. En realidad, la empresa, en concurso de acreedores y con una deuda que ronda los cuatro millones de euros según fuentes sindicales, echó el cierre ya este verano, presentando un ERE de extinción para la mitad de la plantilla. El primer expediente de regulación laboral, presentado en marzo de este año, dejó en la calle a la otra mitad, 48 trabajadores de los 96 que formaban la plantilla.

Carenaga, que construía bloques y estructuras metálicas para barcos, además de hacer reparaciones y remodelaciones de las naves y trabajos, más esporádicos, de obra civil, es una de las “tres o cuatro empresas históricas del naval gallego”, explica Feliciano López, presidente del comité de empresa. Entre sus fundadores estuvieron ex trabajadores de Ascón y la auxiliar creció realizando trabajos para Friere, MetalShips y, sobre todo, Barreras. Precisamente, la falta de actividad del mayor astillero privado español, que entró en concurso de acreedores en 2011, arrastró a Carenaga. Hijos de J. Barreras suponía alrededor del 85% de su facturación.

Impagos

De hecho, entre las deudas pendientes de Barreras, que salió del concurso el pasado año tras ampliar su capital en 10 millones de euros, está una cuenta de 600.000 euros con Carenaga. Con la suspensión de pagos del astillero sobre la mesa y la creciente falta de carga de trabajo, la auxiliar trató de buscar soluciones. Según relata Feliciano López, uno de los directivos, Joaquín Dasilva, se ofreció para inyectar capital en la empresa, tomar el mando y diversificar la actividad poniendo más énfasis en la construcción civil, entre otras medidas.

Sin embargo, la propuesta no salió adelante. Los trabajadores culpan a uno de los socios, Luis Manuel Alonso, de frenar el acuerdo y, de hecho, llegaron a salir a la calle en una movilización de protesta. Sea como fuere, Carenaga acabó echando el cierre y con los trabajadores pendientes del Fondo de Garantía Salarial para cobrar atrasos e indemnizaciones.

10.800 trabajadores menos


La parálisis de Barreras arrastró a otras grandes auxiliares del astillero. Islas Industries y Alster, con más de 100 trabajadores cada una, presentaron concurso de acreedores en 2011. Los datos dan cuenta de la profundidad de la crisis en el sector naval vigués. En marzo de este año, las centrales sindicales CIG, CCOO y UGT presentaron un balance sobre la situación. El sector, según sus cálculos, da trabajo a 2.700 personas. Es decir, 10.800 trabajadores menos de los que había en el naval de la comarca de Vigo en 2008.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad