La otra cara de los comparadores de internet

stop

Tarifas de luz aconseja sobre compañías eléctricas, aunque tiene una de ellas y en su sede residen varias más

El comparador de Tarifas de luz

Barcelona, 02 de febrero de 2015 (21:31 CET)

Con el tiempo han surgido, como setas, buscadores y comparadores de todo tipo. Pero, tras la crisis, los asociados a finanzas personales, como las tarifas de la luz, el gas o el telófono, han crecido más todavía. Sin embargo, ¿son estos servicios 100% fiables? ¿La transparencia y la objetividad siempre se cumplen? En el caso de Tarifas de Luz, este comparador esconde algunos secretos, cuanto menos, llamativos, que podrían mermar esa libertad, neutralidad y transparencia, de las que el portal hace gala.

Lo primero que llama la atención es ¿quién está detrás de Tarifas de Luz? El administrador de esta sociedad es Manuel Tomás. Hasta aquí, todo normal. Pero, sorprende que este nombre también aparece relacionado con algunas compañías del sector eléctrico. En concreto, Tomás es dueño de algunos dominios, entre los que se encuentra el de Energía Naranja que, casualmente, aparece en el listado de comercializadoras de su web.

"No es de extrañar ver nuestra marca o mi nombre en el sector de la energía ya sea en dominios, webs, softwares de gestión, etc. Compramos y vendemos dominios al igual que somos proveedores de servicios interactivos dentro del sector", explica Tomás a Economía Digital.

Una oficina "virtual"

Aunque no es lo único que soprende. Además, Tarifas de Luz tiene su sede social en la calle Aribau de Barcelona. Pero si algún cliente o usuario intenta encontrar a alguien de la compañía allí, es misión imposible.

Este medio se ha acercado hasta la supuesta oficina de Tarifas de Luz. Se trata de una especie de centro de negocios, donde están presentes varias firmas. Una vez dentro, una señora, con un tono muy amable, asegura que Tarifas de Luz tiene su oficina allí, pero que resulta difícil encontrar a alguien de la empresa.

https://galicia.economiadigital.es/uploads/s1/53/08/67/2015%2F03%2Fcospedal-rajoy-36901.jpg?t=1422909016

Sólo para recoger el correo

Pero todo eso a Tomás no lo parece nada extraño. "Es una oficina virtual que cientos de empresas utilizan simplemente para dar cierto caché a sus sedes. Lo único que hacen en esa dirección es recoger el correo y reenviarlo a la dirección física", explica a este medio, sin determinar cuál es la veradera dirección de Tarifas de Luz.

Además, esta oficina "virtual" está tan solicitada que el administrador de Aracan Energía, José Enrique Rubio, --esta compañía aparece entre las primeras opciones del comparador en diversas ocasiones--, tiene otra firma, Fat Dragon, registrada en el mismo número de la calle Aribau.

Y no es la única casualidad. También Voltico Energía, otra comercializadora que aparece en la web de Tarifas de Luz, está ubicada en el mismo lugar. Puede que ninguno de estos administradores se conozcan, aunque compartan la misma sede social, pero, sin duda, resulta curioso.

No obstante, Tomás insiste: "No tenía ni idea de que otras empresas eléctricas también tuvieran sede allí, pero tampoco me soprende", explica.

"Corralillo"

Este empresario considera que la situación es de lo más normal. "Aparecen en el listado de comercializadoras ya que son comercializadoras. Al igual que las otras 250 que existen en el mercado y que añadimos regularmente al listado. En estos últimos cuatro años hemos promocionado a más de 10 comercializadoras y seguiremos promocionando todas aquellas cuyos precios están dentro del rango de óptimos y con condiciones particulares interesantes para los clientes", añade.

Aunque sí que confiesa que a las eléctricas grandes las suele dejar fuera del juego. "Es cierto que hacemos un corralillo de comercializadoras dejando fuera a algunas de ellas, especialmente, Endesa, Iberdrola, Factor Energía y alguna otra por la sencilla razón que no solamente no les comercializamos sus productos, sino que también públicamente advertimos a los usuarios de los peligros reales de contratar estas ofertas", explica sin tapujos.

Sin embargo, ¿puede incurrir eso en cierta competencia desleal? ¿Realmente está aconsejando bien al consumidor? Son preguntas a las que debería responder el usuario, así como el resto de compañías.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad