La OPEP empujará a Repsol hasta los 1.750 millones en beneficios

stop

La decisión de reducir la producción por los países de la OPEP es seguida por México, Rusia y Azerbaijan, con lo que la rebaja final conjunta se acercará a los dos millones de barriles diarios

Antonio Brufau y Josu Jon Imaz durante la presentación del plan estragégico de la compañía / EFE

Madrid, 02 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

En Repsol se mantienen cautos y no quieren echar las campanas al vuelo tras la decisión, por otra parte esperada, de los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de reducir la producción de petróleo en 1,2 millones de barriles diarios, pero ya empiezan a echar números sobre cómo esta decisión favorecerá las cuentas al cierre del ejercicio.

Ganaba la petrolera presidida por Antonio Brufau, y dirigida por Josu Jon Imaz, 1.120 millones hasta el pasado septiembre, pero a un mes vista las perspectivas de obtener un beneficio en torno a los 1.750 millones de euros no parecen descabelladas. Hace un mes, la propia compañía ya anunciaba que en octubre se había apreciado una sensible recuperación del margen de refino.

Hasta septiembre, este indicador se había situado en seis dólares por barril –2,9 menos que un año antes–, pero que en ese primer mes del cuarto trimestre había cotizado entre siete y nueve dólares. En noviembre, fue a más y se espera que, aupado con la decisión de la OPEP, a lo largo de diciembre el comportamiento sea todavía mejor, con lo que eso supone de generación de caja.

Rusia sigue a la OPEP

Al acuerdo de la OPEP, del que quedan excluidos dos de sus miembros –Irán e Iraq–, que seguirán aumentando la producción para compensar los embargos de que fueron objeto, se han sumado otros grandes productos ajenos al cártel petrolífero, como Rusia, Azerbaijan y México, con lo que, en conjunto, la reducción llegará a cerca de dos millones de barriles diarios, con el lógico incremento del precio por encima de los 50 dólares.

Un umbral en el que Repsol se siente muy cómodo, toda vez que basó su plan estratégico 2016-2020 en un precio del barril en 40 dólares, por lo que cualquier subida sostenida que se produzca vendrá a refrendar los objetivos marcados en el plan diseñado por Imaz.

El acuerdo de la OPEP no ha tardado en ser evaluado por los analistas que siguen a Repsol. Desde Santander Global Banking & Marckets no dudan en señalar que la medida tendrá un impacto positivo en los spreads de crédito de la petrolera, aunque siguen viendo la necesidad de que la multinacional española lleve a cabo medidas adicionales para reducir su deuda neta de cara a conservar su rating de deuda y alcanzar un ratio ajustado del 30% entre los fondos generados por operaciones (FFO) y la deuda.

Coincidiendo con la decisión del  cártel productor de crudo, Repsol aprobaba  el pago de una retribución de 0,35 euros brutos a sus accionistas a cuenta del ejercicio 2016 en el marco del 'Programa Repsol Dividendo Flexible', mediante una ampliación de capital de 513 millones de euros. Lo hará mediante la fórmula del 'dividendo flexible', a elegir en nuevas acciones o en efectivo. Desde Gaesco aseguran que la retribución contribuye a hacer más efectivo el valor por una doble razón.

Subida del 27% anual en bolsa

Porque cuenta con un actividad de donwstream muy eficiente y de alta conversión, y, sobre todo, porque las mejoras operativas conseguidas en upstream le dota de una apalancamiento operativo menor, que le va permitir aflorar más caja en un escenario de recuperación sostenida de los precios del crudo. En bolsa, los casi 13 euros a los que ya cotiza Repsol suponen una revalorización anual superior al 27%, entre las más altas del selectivo IBEX 35.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad