La oferta de Damm a la banca por Pescanova se desinfla

stop

Centerbridge y Blue Crest se reúnen con sus asesores para estudiar una propuesta de recapitalización mejorada

Demetrio Carceller al lado de una planta de Pescanova |EFE

29 de enero de 2014 (23:11 CET)

Comienza la cuenta atrás en Pescanova. El Juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra ha notificado a Deloitte, administrador de la firma gallega, el fin de la fase común y la apertura de la fase de convenio en el proceso de concurso de acreedores en el que está inmersa.

El próximo 3 de marzo es la fecha límite para la presentación de las propuestas de convenio. Se abrirá entonces un segundo plazo de cerca de un mes de duración en el que los acreedores podrán manifestar sus adhesiones o su voto en contra. La propuesta que cierre el convenio deberá contar con el respaldo del 51% de los acreedores, tras el visto bueno de la administración concursal y del propio juez.

Damm ofrece a la banca un 5%, no un 10%

Es por ello que los actores implicados en el concurso de Pescanova deben pisar el acelerador para escoger la propuesta más adecuada para la recapitalización de la empresa. El anuncio del juzgado se produce dos días después de que la cervecera Damm, de Demetrio Carceller, haya propuesto al núcleo duro de la banca acreedora un proyecto “mejorado” para hacerse con el control de la multinacional gallega. No obstante, sigue sin convencer a las entidades atrapadas en la deuda del grupo con sede en Pontevedra.

Según indican fuentes conocedoras de las negociaciones, Carceller ofrece a la banca quedarse con hasta un 5% del capital de Pescanova, y no un 10% como la cervecera comunicó a los medios. Este hecho habría causado cierto malestar entre las firmas bancarias. Además, a pesar de haber rebajado la quita sobre la deuda, esta sigue rondando el 80%, una cantidad que las financieras siguen encontrando muy elevada.

A la espera de Centerbridge


Mientras que la propuesta 'mejorada' de Damm y KKR pierde fuerza, la banca espera a conocer la oferta última de otro de los consorcios interesados en hacerse con Pescanova. La de los fondos internacionales Centerbridge y Blue Crest, que cuentan con el aval de entidades extranjeras, como Deutsche Bank. Este martes, representantes de los fondos se reunieron con sus asesores, el bufete Gómez-Acebo & Pombo, para tratar de articular un nuevo planteamiento, más atractivo para los acreedores.

De momento, la gran banca no mueve ficha. Las reuniones entre los representantes de las entidades, en las que están presentes los asesores KPMG, PWC y Lazard continuarán en las próximas semanas.

Contactos con fondos de capital riesgo

Según indican las mismas fuentes conocedoras del proceso, el hecho de que no haya ninguna propuesta que convenza a las principales entidades acreedores provoca que tampoco rechacen seguir ahondado en una tercera vía. La de que la propia banca se haga con el control de Pescanova, tras capitalizar deuda y con la ayuda de un socio industrial.

Por el momento, aunque los nombres de los interesados no han trascendido, varios fondos de capital riesgo se han puesto ya en contacto con los miembros del antiguo steering committe. La banca destaca que la entrada de estos como socios garantizaría una quita más baja de las planteadas hasta ahora, así como el compromiso de permanencia en la entidad, algo que no aseguran los llamados fondos buitres.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad