La nueva Fábrica de Armas necesita otra inyección de capital para poner en marcha el negocio

stop

Es la opción prevista por Hércules de Armamento en su polémica ampliación de capital, en la que consta una factura de 42.000 euros a una asesoría jurídica

Protesta de los trabajadores de la Fábrica de Armas

22 de noviembre de 2014 (03:55 CET)

La ampliación de capital acometida por Hércules de Armamento antes de presentarse al concurso de Defensa y hacerse con la gestión de la Fábrica de Armas ha centrado las críticas de los detractores del proyecto, entre los que se encuentran los extrabajadores de la planta coruñesa agrupados en torno a UGT y la otra empresa que optaba a ocupar la sala de máquinas de la antigua Santa Bárbara, el Grupo IFFE. Las acusaciones por presuntas irregularidades llegaron a Hacienda por iniciativa del sindicato, al que respondió Hércules de Armamento con una querella contra Roberto Teijido, presidente del antiguo comité de empresa.

En medio de tanto ruido, la ampliación de capital, que se ha estudiado con lupa, todavía guarda alguna sorpresa. Los socios de Hércules de Armamento, Ramón Mejuto Lorenzo y Javier Gómez Rey, completaron la ampliación de 610.000 euros sin poner más de 100.000 en metálico. El resto se cubrió compensando créditos contraídos por la empresa en sus cinco meses de vida con sociedades controladas por los propios socios de Hércules de Armamento, como explicó este medio. La aportación dineraria de 100.000 euros, según dejó constancia el órgano de administración de la empresa, se empleó para la gestión ordinaria de la sociedad, mientras que para la puesta en marcha del negocio será necesaria “una nueva aportación de capital dineraria”, en palabras de los administradores.

42.000 euros a un despacho de abogados


De esta nueva inyección de capital para poner a caminar la Fábrica de Armas no ha ofrecido explicaciones Hércules de Armamento, que en su plan de desarrollo prevé completar una inversión de 6,6 millones hasta 2017, 1,9 millones en el primer ejercicio. La participación de un inversor español o extranjero está en la agenda de la compañía.

En el informe de los administradores relativo a la ampliación de capital aparece por primera vez una empresa ajena a los socios de Hércules de Armamento, Braban 2005. Ramón Mejuto Lorenzo y la sociedad Couto Arevalo Import Export, controlada por su mujer, capitalizaron un crédito de 42.350 euros que se corresponde con una factura emitida por esta empresa, que está detrás del despacho de abogados lucense, APB Abogados y Asesores. Mejuto Lorenzo puso de su bolsillo 25.000 euros y Couto Arevalo otros 17.350, para costear la factura de la asesoría jurídica a Hércules de Armamento.

Todos los créditos


El administrador único de Braban 2005 es Alejandro Demetrio Pérez-Batallón Ordóñez, y tiene como apoderado a otro de los miembros del despacho, el abogado Luis Peña Plaza. Entre las actividades de la sociedad está la asesoría a empresas, previsiblemente, el concepto al que habría que imputar la factura de 42.000 euros, aunque, una vez más, Hércules de Armamento no ha explicado detalles. La otra actividad de la empresa, además de los servicios jurídicos, es la inmobiliaria.

En todo caso, Braban 2005 sería la única empresa en la ampliación de capital ajena a los socios. Couto Arévalo Import Export facturó a Hércules de Armamento 207.878 euros, mientras que Businessnear, controlada por Juan José Gómez Rey, facturó 257.784 euros a la compañía que gestiona la Fábrica de Armas. El total de los importes, incluido el correspondiente a Braban 2005, fueron capitalizados en la ampliación de capital.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad