La mutua de Zara ingresa casi mil millones en pleno conflicto con los trabajadores de Inditex

stop

Fraternidad Muprespa, que tiene al frente al ex vicepresidente de la multinacional, Carlos Espinosa de los Monteros, cierra 2015 con un resultado positivo de 42 millones y se consolida como la tercera mayor entidad del sector

El Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España y consejero de Inditex, Carlos Espinosa de los Monteros

en A Coruña, 02 de agosto de 2016 (05:54 CET)

Los encierros que protagonizaron en varios centros logísticos y fábricas de Inditex trabajadores de la multinacional este verano, en una protesta impulsada por Comisiones Obreras, tenían dos reivindicaciones. Por un lado, que la compañía redujese la bolsa de eventuales para realizar más contrataciones indefinidas. Y, por otro, que la mutua cambiase de actitud respecto a los padecimientos de los empleados.

La queja habitual de los sindicatos es el no reconocimiento de enfermedades profesionales y el no reconocimiento de bajas. Y la mutua criticada siempre es Fraternidad Muprespa, que tiene al frente al ex vicepresidente de Inditex y actual alto comisionado del Gobierno para la marca España, Carlos Espinosa de los Monteros.

Los sindicatos lamentaban los protocolos que seguía. Querían que un trabajador enfermo no se incorporase a su puesto mientras esperaba los resultados de una prueba que corrobarase su enfermedad. Luis Leis, presidente del comité de empresa en Arteixo, lo expresaba de manera muy llana: "Pedimos cosas básicas, como no tener que ir a trabajar enfermos". 

Conflicto y negociación en Galicia

La Fraternidad, como la conocen los trabajadores, es la tercera mayor entidad del sector en España. Según la memoria que hizo pública recientemente, correspondiente al ejercicio 2015, da cobertura a 1,2 millones de trabajadores en contingencias profesionales, a 1,18 millones en contingencias comunes y suma 120.500 empresas asociadas.

En el caso de Inditex, cubre los centros logísticos de Zara en Arteixo y Madrid, entre otros complejos de la multinacional. En suelo gallego, CGT promovió varias protestas en las que acusaron de "maltrato" a Fraternidad Muprespa. Tras las movilizaciones llegaron varias reuniones de conciliación, que se produjeron desde finales del año pasado.

En aquellos encuentros se produjo un acercamiento importante, atendiendo la mutua al grueso de las demandas sindicales y accediendo a cambiar algunos de los protocolos. El comité de empresa dijo que la situación volvía a la calma, pero que estarían vigilantes para retomar la movilización si fuera necesario. Y, de hecho, la retomaron

Resultado positivo de 42 millones

Mientras esto sucedía, la dinámica de Fraternidad Muprespa la llevaba a ingresar 971,9 millones, 16 más que en 2014. Los ingresos por cuotas ascendieron a 883,4 millones, a lo que se sumaron ingresos financieros, por servicios y "otros", elevando la cifra hasta la frontera de los mil millones.

El resultado del ejercicio se cerró con unos beneficios de 41,9 millones. En 2014 fueron 81,3 millones y el anterior 96 millones. Las mutuas no hacen nada obsceno como repartir dividendos. Una parte de las ganancias se destina a reservas que refuerzan las coberturas y otra a la propia Seguridad Social.

Los socios de la mutua

Además de Espinosa de los Monteros, el presidente, al frente de la mutua está el director gerente Carlos Aranda, ex director general de Tragsa con una dilatada trayectoria vinculada al Ministerio de Agricultura.

En la junta directiva están representantes de las empresas asociadas, Repsol, Telefónica, Sepi, Iberia, Endesa o BBVA, entre otras.

Los fondos propios de la mutua ascienden a 404,3 millones, mientras que la dotación de provisiones ascendía a 31 de diciembre a 52,8 millones.

El peso de Galicia

Las cuatro plazas con mayor implantación de Fraternidad Muprespa son, por este orden, Madrid, Andalucía, Cataluña y Galicia. La comunidad madrileña aporta el 25,8% de los ingresos por cuotas, Andalucía el 17,8%, Cataluña el 8,3% y Galicia el 7,39%.

En territorio gallego suma 90.000 trabajadores protegidos en contingencias profesionales y 88.000 en contingencias comunes, con un ascenso en el último año cercano a los 3.000 trabajadores en cada grupo.

En la mutua de Espinosa de los Monteros trabajaban a cierre de ejercicio casi 2.000 personas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad