La moda gallega asume la subida del IVA para paliar la caída de las ventas

stop

La mayoría de firmas del sector seguirán el ejemplo de Inditex, como Caramelo o Adolfo Domínguez

Tienda de Berska

30 de agosto de 2012 (21:59 CET)

Tras una temporada de rebajas que no ha dado los resultados esperados, la mayoría de las empresas textiles de Galicia han decidido asumir la subida del IVA, que entrará en vigor este sábado, 1 de septiembre. Inditex no es la única que ha decidido no incrementar el precio de sus prendas. Grandes y pequeñas marcas han decidido seguir el ejemplo.

“El sentir general del sector es que no se debe incrementar el precio de los productos porque la situación ya es mala. Aunque la decisión es individual por parte de cada empresa en las reuniones que hemos tenido, muchas firmas de Galicia han indicado que van a mantener los precios”, indican desde la Asociación Textil de Galicia (Atexga), que reúne a más de 40 empresas del sector entre las que se encuentran firmas como Selmark, Roberto Verino, Kina Fernández, Jealfer o Adolfo Domínguez.

Empresas con problemas


Esta última ha asegurado a Economía Digital su decisión que no incrementar el precio de sus productos. Y eso que la situación que atraviesa la empresa del modisto ourensano no es la mejor. Después de cerrar el 2011 con más de nueve millones de euros en números rojos tuvo que afrontar un proceso de ajustes que pasó por rebajar hasta en un 15% el sueldo de toda la plantilla, con la esperanza de poder devolverlo cuando la producción mejorase.

Pero ni Adolfo Domínguez es la única empresa gallega con problemas en el mundo del textil ni es la única que ha decidido comerse la subida del IVA. También lo anunció Caramelo, que absorberá el incremento del 18 al 21 y no subirá el precio de ninguno de sus productos.

Caída de las ventas con la anterior subida

El sector está especialmente receloso ante la subida del impuesto ya que recuerda que cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó el incremento del 16% al 18% la mayoría de las empresas decidieron no subir sus precios.

“Aún así, y habiéndose dado esa subida en plena temporada de rebajas el consumo cayó en un 9,5%. Los precios se mantuvieron pero hubo una especie de efecto psicológico y el consumo decreció mucho”, indica Borja Oria, el presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y de los Complementos (Acotex).

Sostiene que no solo las grandes empresas, sino también muchas pymes dedicadas a la venta de textil optarán por no mover sus precios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad