La mitad de las oficinas de la patronal en el extranjero apenas tuvieron actividad

stop

El grueso de las acciones de la Red Pexga, que la Xunta planea recortar, se concentraron en Latinoamérica

Núñez Feijóo durante la presentación de la Red Pexga en Santiago en 2011 | EFE

06 de enero de 2014 (03:28 CET)

La progresiva implantación de una red de oficinas exteriores controladas por la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) y dedicadas a respaldar a las empresas gallegas llega este año a un punto de inflexión. El primer impulso de la Xunta para el desarrollo de la Red Pexga, las plataformas de apoyo desplegadas por doce países, finalizó con la llegada del nuevo año, cuando concluyó el convenio de cuatro años entre el Igape y la patronal, que otorgaba un máximo de 18 millones de euros a la CEG presidida por Antonio Fontenla para el desarrollo del programa.

A partir del martes, la patronal, con Fernández Alvariño al frente, e Igape se sentarán de nuevo para ultimar con carácter urgente un nuevo acuerdo. Con seguridad, implicará una reforma del proyecto y el cierre de varias de las 13 oficinas. En la Consellería de Economía evalúan ahora cuáles son los centros más eficientes y cuáles deben echar el cierre. Los informes que manejan, a los que ha tenido acceso este medio, muestran que cuatro oficinas abarcaron más de la mitad de la actividad de toda la red. En cambio, otras seis apenas superan el 15% de los servicios ofrecidos en los últimos tres años.

Latinoamérica, a la cabeza

Los primeros centros en abrir, entre junio y septiembre de 2011, fueron los de Bogotá (Colombia), México, Buenos Aires (Argentina) y Sao Paulo (Brasil). Desde esa fecha, en la que también abrieron sus puertas las oficinas de Moscú y París, los enclaves latinoamericanos sumaron 7.455 acciones de apoyo a la internacionalización de empresas gallegas. Supone el 55.7% del total de la actividad de la red hasta noviembre de 2013, que ascendió a 13.453 acciones --se espera que con los dos últimos meses del año la cifra supere las 15.000--.

Aparte de desvelar el interés de las empresas gallegas por expandirse hacia estos territorios, los datos demuestran la utilidad de centros como el de Bogotá o Sao Paulo, que concentraron un 18,6% y un 18,7% de todos los servicios de la red.

Un poco de todo

¿Qué tipo de servicios ofrecen? Una amplia gama que va desde la elaboración de agendas a la asistencia a ferias y otros eventos promocionales, pasando por la elaboración de informes de mercado.

La tarea más habitual para las oficinas de la red es, sin embargo, facilitar la relación con empresarios, agentes u otras plataformas en el país que puedan dar pie a establecer una relación comercial con la empresa gallega.

Escasa actividad

En la situación contraria a los centros de Latinoamérica se encuentran otras seis oficinas que, bien por falta de interés de los empresarios, bien porque comenzaron su actividad durante 2013, han tenido escasa repercusión en el balance final. El peor bagaje es para las plataformas de Nueva York, Estambul y Tánger (Marruecos), que comenzaron a operar en 2012 --el primer año de fuerte actividad de la Red Pexga con 6.990 acciones de apoyo-- pero sólo realizaron 1.462 servicios, un 11% del total y prácticamente la misma cifra que consiguió la oficina de México en solitario.

Nueva York y Estambul, una de las candidatas más claras a echar el cierre según fuentes próximas a las negociaciones, echaron a andar en abril de 2012 y realizaron un 2,6% y un 4,9% respectivamente de las gestiones de la red. Tampoco fue un gran balance el de la otra sede norteamericana, en Miami, que en algo más de un año de actividad solo alcanzó un 2,7% del total.

Mientras, las oficinas de Berlín y Shanghai, operativas desde 2013, apenas tuvieron actividad.

El dinero también cuenta

En una posición intermedia se encuentran las sedes de París y Londres, que realizaron cerca del 20% de los servicios de la Red Pexga y que mejoraron sus números durante el 2013. El caso contrario sucedió Moscú. Hasta noviembre de 2013 realizó 439 acciones de apoyo a empresas, frente a las 721 del año anterior.

Aunque el comportamiento de las distintas oficinas, equivalente al interés que han demostrado los empresarios en ellas, pesará a la hora de tomar decisiones, entre las prioridades de la Xunta estará también ahorrar costes. La partida asignada a la patronal se rebajará y se buscarán fórmulas para reducir gasto, como aprovechar otras sedes de la Administración central en lugar de mantener una propia.

En definitiva, el nuevo acuerdo servirá para dar una vuelta de tuerca a uno de los proyectos estrella de Núñez Feijóo para promocionar la internacionalización de las empresas gallegas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad